El régimen Nacionalsocialista y el Esoterismo.

El Reino Fantasma: La conexión Nazi-Tíbet

A primera vista, puede parecer extraño en extremo que los arquitectos del Tercer Reich se interesen por una región que muchos consideran el centro espiritual del mundo; Hasta, es decir, recordamos que, de acuerdo con la mitología thuleana , este centro fue una vez la patria aria en el Ártico, y fue desplazado con la caída de la Atlántida alrededor de 10.800 aC.

Desde entonces, el centro espiritual, aunque permaneció oculto a la inmensa mayoría de la humanidad que no son dignos de sus secretos, ha sido sin embargo la principal fuerza que controla el destino del planeta. (1) Los dos reinos ocultos de Agartha y Shambhala constituyen la doble fuente del poder sobrenatural que emana del Tíbet y han venido a ocupar un lugar importante en el ocultismo del siglo XX y en la ciencia marginal.

Antes de abordar el supuesto interés del Tercer Reich en Agartha y Shambhala, es esencial que nos detengamos para un examen (necesariamente breve) del papel de Shambhala en el misticismo tibetano.

De esta manera, podemos trazar el curso de su deformación y degradación, ya que se ajustaba al esquema nazi de cripto-historia.

La Tierra de los Inmortales

El escritor Andrew Tomas pasó muchos años estudiando los mitos y leyendas del Lejano Oriente, y su libro Shambhala: Oasis of Light es un elocuente argumento a favor de la existencia real del reino. En el libro, Tomás cita los antiguos escritos de China, que se refieren a Nu y Kua , los “prototipos asiáticos de Adán y Eva” y su lugar de nacimiento en las montañas Kun Lun de Asia Central.

Es un misterio, ¿por qué un lugar tan desolado e inoportuno debería servir como el Jardín del Edén chino en lugar de regiones más hospitalarias como el valle del Yangtse o la provincia de Shantung y Tomas especula que el Desierto de Gobi puede haber Ha sido un mar interior con tierra fértil acompañante. (2)

Como veremos más adelante en este capítulo, el Gobi es un candidato principal como sitio para una de las culturas civiles antiguas y desconocidas cuya sabiduría ha sido transmitida a través de las edades.

Las montañas de Kun Lun tienen un lugar muy importante en la mitología china, ya que es en este rango que se cree que viven los Inmortales , gobernada por Hsi Wang Mu, la Reina Madre de Occidente. Hsi Wang Mu, que también se llama Kuan Yin , la diosa de la misericordia, se dice que vive en un palacio de nueve pisos de jade. Alrededor de este palacio es un vasto jardín en el que crece el melocotón de la inmortalidad. Sólo los más sabios y virtuosos de los seres humanos tienen permiso para visitar el jardín y comer el fruto, que aparece sólo una vez cada 6.000 años. (3)

Los Inmortales que ayudan a Hsi Wang Mu en sus intentos de guiar a la humanidad hacia la sabiduría y la compasión poseen cuerpos perfectos y sin edad, y se dice que son capaces de viajar a cualquier parte del Universo y vivir en los planetas de otros sistemas estelares. Como Tomas señala, si los antiguos chinos creían que los Inmortales podían viajar en el espacio en sus cuerpos físicos o proyectando sus mentes, esto es todavía un concepto notable para entretener, ya que se basa en la aceptación de la pluralidad de mundos habitados en la Cosmos.

Los antiguos textos chinos están repletos de leyendas sobre los intentos de muchas personas de cruzar el desierto de Gobi hacia las montañas Kun Lun. El más famoso de estos buscadores es sin duda el gran filósofo Lao Tzu (siglo VI a. C.), autor del libro Tao Te Ching del Tao Teorí , que se dice que hizo el viaje a través del Gobi hacia el final de su vida.

Los archivos del Vaticano también contienen muchos informes hechos por misioneros católicos acerca de las delegaciones de los emperadores de China a los seres espirituales que viven en las montañas. Estos seres poseen cuerpos que son visibles, pero que no están hechos de carne y sangre: son los dioses “nacidos por la mente” cuyos cuerpos están compuestos de materia atómica elemental, que les permite vivir en cualquier parte del Universo, incluso en los centros De estrellas.

El pueblo de la India también cree en un lugar de sabiduría y perfección espiritual; Lo llaman Kalapa o Katapa , y se dice que se encuentra en una región al norte de los Himalayas, en el Tíbet. Según la tradición india, el Desierto de Gobi es el piso de lo que alguna vez fue un gran mar, que contenía una isla llamada Sweta-Dvipa (Isla Blanca). Los grandes yoguis que una vez vivieron allí se cree que viven todavía en las altas montañas y valles profundos que una vez formaron la isla de Sweta-Dvipa.

Esta isla ha sido identificada por orientalistas con la Isla de Shambhala de la literatura puránica, que se dice que se encuentra en el centro de un lago de néctar.

En el siglo XVII, dos misioneros jesuitas, Stephen Cacella y John Cabral , registraron la existencia de Chang Shambhala , según lo descrito por los lamas de Shigatse, donde Cacella vivió durante 23 años hasta su muerte en 1650. ( Chang Shambhala significa Northern Shambhala , Que diferencia la morada de los adeptos espirituales de la ciudad llamada Shamballa , al norte de Benares, India.) (4)

Casi 200 años más tarde, un filólogo húngaro llamado Csoma de Koros , que vivió durante cuatro años de 1827 a 1830 en un monasterio budista en el Tíbet, afirmó que Chang Shambhala estaba entre 45 ° y 50 ° de latitud norte, más allá del río Syr Daria. (5)

Las leyendas de un centro espiritual oculto, una zona sagrada cuyos habitantes guían en secreto la evolución de la vida en la Tierra, están muy extendidas en las antiguas culturas del Oriente.

La escritora Victoria Le Page describe este maravilloso reino así:

[…] Más allá del Tíbet, entre los picos helados y los valles aislados de Asia Central, se encuentra un paraíso inaccesible, un lugar de sabiduría universal e inefable paz llamada Shambhala … Está habitada por adeptos de todas las razas y culturas que forman un interior Círculo de la humanidad guiando secretamente su evolución.

En ese lugar, según las leyendas, los sabios han existido desde el comienzo de la historia humana en un valle de suprema bienaventuranza que está al abrigo de los helados vientos árticos y donde el clima es siempre cálido y templado, el sol siempre brilla, Son siempre benéficos y flores de la naturaleza luxuriantly. (6)

Sólo los más puros de corazón se les permite encontrar este lugar (otros, menos idealista motivado, que buscan para arriesgar una tumba helada) donde la necesidad, el mal, la violencia y la injusticia no existen.

Los habitantes poseen poderes sobrenaturales y una tecnología muy avanzada; Sus cuerpos son perfectos, y dedican su tiempo al estudio de las artes y las ciencias. El concepto del centro espiritual oculto del mundo se encuentra en el hinduismo, el budismo, el taoísmo, el chamanismo y otras tradiciones antiguas. En la religión Bon del Tíbet pre-budista, Shambhala también se llama ‘Olmolungring’ y ‘Dejong’.

En el budismo tibetano, la tradición Shambhalic está consagrada dentro de los textos Kalachakra , que se dice que han sido enseñados al rey de Shambhala por el Buda antes de ser devueltos a la India. (7)

Como era de esperar con un lugar tan maravilloso y legendario, ha habido mucha especulación sobre el paradero exacto de Shambhala. Mientras que algunos esotericistas creen que Shambhala es un lugar real con una presencia física concreta en un lugar secreto en la Tierra, otros prefieren verlo como existente en un plano espiritual más alto, lo que Se podría llamar otra dimensión del espacio-tiempo cotidiana con la nuestra. Por otra parte, Shambhala podría ser considerado como un estado de ánimo , comparable a los términos en que algunos consideran el Santo Grial.

Al igual que con el Grial, Shambhala puede ser un estado dentro de nosotros mismos, en el que podemos obtener una visión de la espiritualidad superior inherente al Universo, a diferencia del mundo mundano de la materia base en la que normalmente existen.

Dicho esto, cabe señalar que hay ciertos casos registrados en los que los occidentales han experimentado visiones de un lugar que tiene un sorprendente parecido con el legendario Shambhala. Victoria Le Page cita un caso particularmente intrigante en su libro Shambhala: The Fascinating Truth Behind the Myth of Shangri-la . El caso fue investigado por un doctor Raynor Johnson que, en la década de 1960, reunió varios cientos de relatos de primera mano de experiencias místicas. Se trataba de una joven australiana que afirmaba tener habilidades psíquicas, y que se refirió simplemente a LCW

LCW escribió que a la edad de 21 años comenzó a asistir a un lugar que llegó a conocer como ‘Night-School’.

Por la noche volaba en sueños a este lugar, del cual no tenía ni idea. Una vez allí, se uniría a otras personas en ejercicios de danza, que luego reconoció como similares a los ejercicios de derviches enseñados por George Gurdjieff . Después de varios años, se graduó en una clase diferente, donde le enseñaron lecciones espirituales de un gran libro de sabiduría. Sólo años después, cuando LCW empezó a interesarse por la literatura mística, se dio cuenta de que la verdadera ubicación de Night-School debía de ser Shambhala .

LCW tenía otras visiones en las cuales ella vio lo que parecía ser un mástil o una antena gigantesca, extendiéndose de la tierra profundamente en el espacio interestelar.

La base de esta antena estaba en las montañas de Pamir o de Tien Shan, regiones que se asocian tradicionalmente con Shambhala. Fue llevada hacia esta antena por un guía invisible y vio que era un pilar de energía cuyas ramas eran en realidad caminos que conducían a otros mundos, marcados por figuras geométricas como círculos, triángulos y cuadrados.

Según LCW, esta “antena” no era nada menos que una puerta de entrada a otros tiempos, otras dimensiones y otras regiones de este Universo.

Además de la antena que sirve como una puerta de entrada para las almas de la Tierra para viajar a otros tiempos y lugares,

«Creía que las almas de otros sistemas del espacio podían entrar en la esfera terrestre por el mismo camino, llevando consigo sus propias influencias espirituales». (8)

LCW también sostuvo que la antena podría ser controlada directamente por la mente del viajero, y extendería una rama o ‘pseudopod’ en respuesta a un solo pensamiento. Esta rama se convirtió entonces en una “trayectoria de luz” a lo largo de la cual el alma viajaría; En su caso, se encontró en China 30 años en el futuro. El ser espiritual que la guiaba explicaba que la tierra estaba en proceso de purificación y que estaba a punto de producirse un “gran renacimiento”.

También fue testigo de la aparente caída de un grupo de “estrellas” que representaban la llegada de “almas altas que ahora estaban bajando para ayudar en el evento especial”. (9)

Nuestro conocimiento de la tradición shambhálica en Occidente ha venido principalmente de eruditos orientalistas como,

  • Helena Blavatsky

  • Rene Guenon

  • Louis Jacolliot

  • Saint-Yves d’Alveydre

  • Nicholas Roerich

Puesto que ya hemos pasado algún tiempo con Madame Blavatsky, podemos volver nuestra atención al trabajo de los otros, notablemente Nicholas Roerich (1874-1947), poeta, artista, místico y humanista, y quizás el más famoso y respetado de los esoteristas Quien trajo noticias de este fabuloso reino a los occidentales.

Nacido en San Petersburgo, Rusia en 1874, Nicholas Roerich procedía de una familia distinguida cuya capacidad de rastrear sus orígenes a los vikingos del siglo X inspiró su interés temprano por la arqueología.

Este interés condujo a su vez a una fascinación permanente por el arte, a través de la cual, en palabras de KP Tampy , que escribió una monografía sobre Roerich en 1935, se convirtió en “poseído de un ardiente deseo de llegar a lo bello y utilizarlo para Sus hermanos “. (10)

Después de asistir a la Academia de San Petersburgo de Bellas Artes, Roerich fue a París para continuar sus estudios. En 1906, ganó un premio por su diseño de una nueva iglesia, y también fue recompensado con el puesto de Director de la Academia para el Fomento de Bellas Artes en Rusia. Sin embargo, la revolución rusa ocurrió mientras él estaba en una visita a América, y él se encontró incapaz de volver a su patria. El profundo interés de Roerich por el misticismo budista le llevó a proponer una expedición en 1923 para explorar la India, Mongolia y el Tíbet.

La expedición de Roerich de 1923-26 fue hecha a través del desierto de Gobi a las montañas de Altai. Fue durante esta expedición que el partido de Roerich tuvo una experiencia muy inusual, una de las muchas experiencias que parecen ofrecer conexiones extrañas y desconcertantes entre elementos aparentemente dispares de lo paranormal y que lo convierten en un campo tan complejo y fascinante de la investigación humana.

En el verano de 1926, Roerich había establecido un campamento con su hijo, el doctor George Roerich, y varios guías mongoles en el valle de Shara-gol, cerca de las montañas Humboldt entre Mongolia y Tíbet.

Roerich acababa de construir una estupa blanca (o santuario), dedicada a Shambhala . El santuario fue consagrado en agosto, con la ceremonia presenciada por un número de lamas invitados.

Dos días después, el grupo observó cómo un gran pájaro negro atravesaba el cielo por encima de ellos. Esto, sin embargo, no fue lo que los sorprendió, pues mucho más allá del pájaro negro, en lo alto del cielo sin nubes, vieron claramente un objeto esferoidal dorado que se movía desde las montañas de Altai hacia el norte a una tremenda velocidad. Volviéndose bruscamente hacia el suroeste, la esfera de oro desapareció rápidamente más allá de las montañas de Humboldt.

Mientras los guías mongoles se gritaban unos a otros con la mayor excitación, uno de los lamas se volvió hacia Roerich y le informó que el fabuloso orbe de oro era el signo de Shambhala, lo que significaba que los señores de ese reino aprobaban su misión de exploración. Más tarde, Roerich fue preguntado por otro lama si había habido un perfume en el aire. Cuando Roerich respondió que había habido, el lama le dijo que el rey de Shambhala, Rigden Jye-Po , le había dicho que el buitre negro era su enemigo, pero que estaba protegido por una “forma radiante de materia”.

El lama agregó que cualquiera que veía la esfera radiante debería seguir la dirección en la que volaba, porque en esa dirección estaba Shambhala. El propósito exacto de esta expedición (aparte de la exploración) nunca fue hecho enteramente claro por Roerich, pero muchos escritores en temas esotéricos han demandado que él estaba en una misión para volver un cierto objeto sagrado a la torre del rey en el centro de Shambhala.

Según Andrew Tomas , el objeto sagrado era un fragmento de la piedra de Chintamani , cuya gran masa se encuentra en la torre. Sorprendentemente, se dice que la piedra fue traída a la Tierra originalmente por un ser extraterrestre.

Según la tradición, un cofre cayó del cielo en 331 DC; El cofre contenía cuatro objetos sagrados, incluyendo la piedra de Chintamani. Muchos años después de que el ataúd fue descubierto, cinco extraños visitaron al Rey Tho-tho-ri Nyan-tsan para explicar el uso de los objetos sagrados.

Se dice que la piedra de Chintamani proviene de uno de los sistemas estelares en la constelación de Orión, probablemente Sirius .

El cuerpo principal de la piedra se mantiene siempre en la torre de Shambhala, aunque las piezas pequeñas sean transferidas a veces a otras partes del mundo en épocas del gran cambio.

Se rumorea que el fragmento de Chintamani al que Roerich estaba volviendo a la Torre había estado en posesión de la Sociedad de Naciones, de la que Roerich era un miembro muy respetado.

Las Cuevas Debajo del Himalaya

El concepto de un reino subterráneo es común en todas las religiones y mitologías del mundo.

Con respecto al presente estudio, podemos identificar un poderoso antecedente de las leyendas y rumores que aún existen en la mitología del Tíbet. En su libro Shambhala de 1930, Roerich describe sus intentos de entender los orígenes de las leyendas del mundo subterráneo “para descubrir qué recuerdos se estaban acariciando en la memoria popular”. (11)

Al comentar sobre la omnipresencia de las leyendas subterráneas, señala que cuanto más se las examina, mayor es la convicción de que todas son “sino capítulos de una historia”. (12) El examen de los folcloros del Tíbet, Mongolia, China, Turkestán, Cachemira, Persia, Altai, Siberia, Ural, Caucasia, las estepas rusas, Lituania, Polonia, Hungría, Cuentos de los habitantes debajo de la tierra. En muchos lugares, la gente local puede incluso guiar al viajero curioso a las entradas de la cueva en lugares aislados, que se dice que conducen al mundo oculto de los subterráneos .

Asia Central es el hogar de las leyendas de una carrera subterránea llamada Agharti; Las montañas de Altai son la morada del Chud. En Shambhala, Roerich afirma que el nombre ‘Chud’ en ruso tiene el mismo origen que la palabra ‘maravilla’. Su guía a través de las montañas de Altai le dijo que los Chud eran originalmente una tribu poderosa pero pacífica que floreció en la zona en el pasado lejano.

Sin embargo, cayeron presa de grupos de guerreros merodeadores, y sólo pudieron escapar dejando su fértil valle y partiendo en la tierra para continuar su civilización en los reinos subterráneos.

El guía de Roerich continuó que en ciertos momentos el Chud podía ser oído cantando en sus templos subterráneos. En otra parte de las montañas de Altai, en el camino hacia Khotan, Roerich informa que los cascos de sus caballos sonaban huecos en el suelo, como si estuvieran montando sobre inmensas cuevas.

Otros miembros de la caravana llamaron a Roerich :

-¿Oyes los huecos pasajes subterráneos que estamos cruzando? A través de estos pasajes, las personas que están familiarizados con ellos pueden llegar a países lejanos “. (14)

(El significado de esta afirmación será más evidente en el capítulo siete ).

Los caravanas continuaron:

Hace mucho tiempo la gente vivía allí; Ahora han entrado; Han encontrado un pasaje subterráneo al reino subterráneo. Sólo rara vez aparecen algunos de ellos en la tierra. En nuestro bazar, esas personas vienen con dinero extraño, muy antiguo, pero nadie podía ni siquiera recordar un momento en que ese dinero estaba en uso aquí.

Cuando Roerich le preguntó si él también podía ver a esas personas, sus compañeros respondieron:

-Sí, si vuestros pensamientos son igualmente altos y están en contacto con estas personas santas, porque sólo los pecadores están sobre la tierra y la gente pura y valiente pasa a algo más hermoso. (15)

En la región de Nijni Novgorod hay una leyenda de una ciudad subterránea llamada Kerjenetz que se hundió en un lago.

En la época de Roerich, la gente local todavía celebraba procesiones por la zona, durante la cual escuchaba las campanas de las iglesias invisibles. El grupo de Roerich descubrió cuatro grupos más de menhires y varias tumbas, tomando la forma de un cuadrado delineado por grandes piedras.

Para los habitantes del Himalaya, los que construyeron estos monumentos, aunque ya se han ido, no se encuentran en ninguna parte de la superficie de la Tierra:

‘Todo lo que ha desaparecido, se ha ido a la clandestinidad’. (dieciséis)

El doctor Ferdinand Ossendowski , a quien nos volveremos a encontrar en poco tiempo, fue informado por lamas en Mongolia de fabulosas civilizaciones existentes antes de la historia.

Para el asombro de Ossendowski, los lamas afirmaron que cuando los homelands de estas civilizaciones en el Atlántico y el Pacífico fueron destruidos por cataclismos naturales, algunos de sus habitantes sobrevivieron en refugios subterráneos previamente preparados, iluminados por luz artificial. Andrew Tomas especula que la leyenda celta de “los Lordly Ones en las colinas huecas” es una memoria popular de los sobrevivientes de la destrucción del continente atlántico. (17)

En la India, las leyendas hablan de una raza de seres llamados Nagas . Serpientes y extremadamente inteligentes, los Nagas viven en vastas cavernas iluminadas por piedras preciosas.

Aunque reptilian, los Nagas tienen caras humanas y son increíblemente hermosas. Capaces de volar, se casaron con reyes y reinas del mundo superficial, aunque permanecen tímidos de los habitantes de la superficie y se mantienen alejados de todos, excepto de los más avanzados espiritualmente. Su capital se llama Bhogawati , y se dice que está cubierta de rubíes, esmeraldas y diamantes. (18)

Tomas escribe que muchos hindúes y tibetanos han entrado en las cuevas de los Nagas, que se extienden a cientos de kilómetros dentro de las montañas. Los habitantes de esta región hablan de grandes flores de loto flotando en la superficie del lago Manasarawar en la parte occidental del valle de Tsang Po.

También se han observado figuras radiales cerca de este lago de agua dulce extremadamente frío.

El reino de Agartha

A pesar de su inclusión en muchos libros populares sobre misticismo oriental, el nombre ‘Agartha’ es desconocido en la mitología asiática.

De hecho, una de las muchas variaciones en el nombre, ‘Asgaard’, fue utilizada por primera vez por el escritor francés Ernest Renan en la década de 1870. Aunque claramente inspirado por la mitología nórdica, Renan colocó su Asgaard en Asia Central, mientras otro escritor francés, Louis Jacolliot (1837-1890), escribía al mismo tiempo sobre una ciudad de Asgartha. (19)

Un magistrado en Chandernagor, India, Jacolliot escribió una serie de libros sobre la relación entre la mitología india y el cristianismo. Al parecer, le contó la leyenda de Asgartha a un grupo de brahmanes locales, que le permitió consultar varios textos sagrados, como el Libro de Zodiacos Históricos . Según Jacolliot, Asgartha era una “Ciudad del Sol” prehistórica, hogar del Brahmatma, la manifestación visible de Dios en la Tierra. (20)

Asgartha existió en la India en 13,300 AC, donde el Brahmatma vivió en un palacio inmenso; Era invisible, y sólo apareció a sus súbditos una vez al año. Curiosamente, Jacolliot afirmó que esta alta cultura prehistórica existía mucho antes de que los arios, que conquistaron Asgartha alrededor de 10.000 aC. Los sacerdotes de Asgartha entonces lograron formar una alianza con los arianos brahmanes victoriosos, lo que dio lugar a la formación de la casta guerrera de Kshatriyas.

Alrededor de 5.000 años más tarde, Asgartha fue destruido por los hermanos Ioda y Skandah , que vinieron de los Himalayas. Eventualmente expulsados ​​por los brahmanes, los hermanos viajaron hacia el norte, y más tarde dieron sus nombres a Odín y Escandinavia. (21)

Ferdinand Ossendowski (1876-1945) era otro escritor temprano en la leyenda de Agartha. Aunque nació en Vitebsk, Polonia, pasó la mayor parte de su juventud en Rusia, asistiendo a la Universidad de San Petersburgo. Durante gran parte de la década de 1890, viajó extensamente en Mongolia y Siberia, desarrollando su interés y conocimiento del misticismo budista.

Regresó a Europa en 1900 y obtuvo un doctorado en París en 1903, antes de regresar a Rusia y trabajar como químico para el ejército ruso durante la Guerra Russo-Japonesa de 1905. Luego se convirtió en presidente del “Gobierno Revolucionario del Lejano Ruso Este ‘, antes de ser tomado prisionero por el Gobierno ruso por sus actividades anti-zaristas. (22)

Después de dos años de prisión en Siberia, enseñó física y química en la ciudad siberiana de Omsk, hasta que la revolución bolchevique lo obligó a huir de Rusia con un pequeño grupo de compañeros rusos blancos. Juntos viajaron a través de Siberia y en Mongolia, y él escribió de sus aventuras en su libro best-seller, bestias, hombres y dioses (1923).

Mientras que en Mongolia, Ossendowski hizo el conocimiento de un ruso del compañero, un sacerdote nombrado Tushegoun Lama que demandó ser un amigo del Dalai Lama. Tushegoun Lama le dijo a Ossendowski del reino subterráneo de Agartha, hogar del Rey del Mundo.

Intrigado por esta referencia, Ossendowski pidió a su amigo más información sobre este misterioso personaje.

Sólo un hombre conoce su santo nombre. Sólo un hombre que vivía estaba en [Agartha]. Esta es la razón por la cual el Santísimo Dalai Lama me ha honrado y por qué el Temor del Buda Viviente en Urga. Pero en vano, porque nunca me sentaré en el Santo Trono del sumo sacerdote en Lhasa ni alcanzaré lo que ha descendido de Jenghis Khan a la Cabeza de nuestra Fe Amarilla. No soy un monje. Soy un guerrero y un vengador. (23)

Varios meses más tarde, mientras seguía por Mongolia con algunas guías dejadas por Tushegoun Lama (que había seguido su propio camino), Ossendowski se sobresaltó cuando sus compañeros de repente se detuvieron y desmontaron de sus camellos, que inmediatamente se acostaron.

Los mongoles comenzaron a rezar, cantando:

¡Om! Mani padme Hung!

Ossendowski esperó hasta que terminaron de rezar antes de preguntarles qué estaba pasando. Uno de los guías mongoles respondió así:

¿No viste cómo nuestros camellos movían sus oídos con temor? ¿Cómo estaba la manada de caballos en la llanura fija en la atención y cómo las manadas de ovejas y ganado estaban acurrucadas cerca del suelo? ¿Notaste que los pájaros no volaban, que las marmotas no corrían y que los perros no ladraban? El aire temblaba suavemente y llevaba desde lejos la música de un canto que penetraba en el corazón de los hombres, de los animales y de los pájaros.

La Tierra y el cielo dejaron de respirar. El viento no soplaba y el sol no se movía. En ese momento el lobo que está robando a la oveja detiene su rastreo sigiloso; La asustada manada de antílopes repentinamente revisa su curso salvaje; El cuchillo del pastor que corta la garganta de la oveja cae de su mano; El rapaz arminio deja de perseguir al desafinado saiga .

Todos los seres vivos en el miedo son involuntariamente arrojados a la oración y esperando su destino. Así que fue justo ahora. Así siempre ha sido siempre que el “Rey del Mundo” en su palacio subterráneo ora y busca el destino de todos los pueblos sobre la tierra. (24)

Más tarde, Ossendowski conoció a un viejo tibetano, el Príncipe Chultun Beyli , que vivía en el exilio en Mongolia, quien le proporcionó más detalles del reino subterráneo de Agartha y el Rey del Mundo.

Agartha, dijo, se extiende por todos los pasadizos subterráneos del mundo . Los habitantes deben lealtad al “Rey del Mundo”.

Pueden cultivar las cosechas debido a una luz extraña que impregna el reino subterráneo. Algunos de los habitantes de estas regiones son extremadamente extraños: una raza tiene dos lenguas, permitiéndoles hablar en dos idiomas al mismo tiempo. También hay muchos animales fantásticos, incluyendo tortugas con dieciséis pies y un ojo.

En este punto, Ossendowski se acercaba a la frontera china. Era su intención tomar un tren a Pekín, de donde podría encontrar el paso a Occidente. En la ciudad de Urga conoció a un viejo lama, que le proporcionó más información sobre el Rey del Mundo.

La influencia del Rey en las actividades de los líderes aparentes del mundo era profunda. Si sus planes eran agradables ante Dios, entonces el Rey del Mundo les ayudaría a darse cuenta de ellos; Pero si les disgustó a Dios, entonces el Rey seguramente los destruiría.

Su poder proviene de la “misteriosa ciencia de” Om “, que es el nombre de un antiguo Holyman que vivió hace más de 300.000 años, el primer hombre en conocer a Dios. Cuando Ossendowski le preguntó si alguien había visto al Rey del Mundo, el viejo lama respondió que durante las fiestas solemnes del budismo antiguo en Siam e India el Rey apareció cinco veces en un «espléndido coche tirado por elefantes blancos». (25)

Llevaba una túnica blanca y una tiara roja con hilos de diamantes que le ocultaron la cara. Cuando bendijo al pueblo con una manzana dorada coronada por la figura de un cordero,

Los ciegos recibían la vista, los mudos hablaban, los sordos oían, los lisiados se movían libremente y los muertos se levantaban, dondequiera que descansaban los ojos del “Rey del Mundo”. (26)

Ossendowski le preguntó al lama cuántas personas habían estado en Agartha.

Contestó que muchos lo habían hecho, pero que nunca hablaron de lo que habían visto allí. Él continuó que, cuando los Olets destruyeron Lhasa, uno de sus destacamentos encontró su manera en las afueras de Agartha, donde aprendieron algunas de las ciencias misteriosas más pequeñas. Esta es la razón de las habilidades mágicas de los Olets y Kalmucks.

Otro de los informantes de Ossendowski, un lama llamado Turgut, le dijo que la capital de Agartha está rodeada por las ciudades de los sumos sacerdotes y científicos, algo así como el palacio Potala del Dalai Lama en Lhasa está rodeado de monasterios y templos.

El trono en el que se encuentra el Rey del Mundo está rodeado por millones de dioses encarnados, las Sagradas Panditas. El palacio del Rey está rodeado por los palacios de los Goro, que poseen un poder fantástico y que fácilmente podrían incinerar toda la superficie de la Tierra, si la humanidad no es lo suficientemente inteligente como para declararles guerra.

(Como veremos en el capítulo siete , la leyenda del Rey del Mundo serviría de inspiración a uno de los mitos tecnológicos más perdurables del siglo XX).

La leyenda de Agartha fue discutida extensamente por otro escritor, el auto-educado cristiano hermetista Saint-Yves d’Alveydre (1842-1909), cuyo matrimonio en dinero le permitió satisfacer su anhelo de entendimiento místico. En 1885 comenzó a tomar lecciones de sánscrito de un Haji Sharif (1838-), de quien se sabe muy poco, salvo que abandonó la India en el momento de la revuelta de Sepoy de 1857 y trabajó como vendedor de aves en Le Havre. (27)

Los manuscritos de las lecciones de d’Alveydre se conservan en la biblioteca de la Sorbona en París. En ellos, Sharif se refiere a la “Gran Escuela Agartiana” y la “Tierra Santa de Agarttha” (una de las muchas ortografías alternativas del nombre). Sharif afirmó que el lenguaje original de la humanidad, llamado Vattan o Vattanian, derivaba de un alfabeto de 22 letras.

Aunque no pudo visitar físicamente a Agartha, d’Alveydre encontró una ingeniosa alternativa:

A través del desprendimiento de su cuerpo astral, pudo visitar el reino fabuloso en forma de espíritu (ver páginas 108-110).

Sus aventuras astrales dieron lugar a una serie de libros ( Mission des Souverains , Misión de los Obreros , Misión de los Juifs y Misión de la India ), que publicó a expensas suyas.

Curiosamente, destruyó toda la edición de la última obra, Misión de Infierno , por temor de que revelara demasiados secretos de Agartha y pudiera ser obligado a pagar por su transgresión con su vida.

Sólo sobrevivieron dos ejemplares: uno que se guardó y uno que fue escondido por el impresor. (28)

Podría muy bien haber estado preocupado, pues Misión de Infierno contiene un relato detallado de Agartha, que se encuentra bajo la superficie de la Tierra en algún lugar del Este y es gobernado por un “Soberano Pontífice” etíope llamado Brahmatma . El reino de Agartha fue transferido al subsuelo al principio del Kali-Yuga, aproximadamente 3200 AC. Los Agarthians poseen tecnología que fue impresionante en el día de d’Alveydre, incluyendo ferrocarriles y viajes aéreos.

Ellos saben todo sobre los habitantes de la superficie, y ocasionalmente envían emisarios. Agartha contiene muchas bibliotecas en las que todo el conocimiento de la Tierra se registra en tablas de piedra en caracteres vattanianos, incluyendo los medios por los cuales los vivos pueden comunicarse con las almas de los muertos.

D’Alveydre afirma que, aunque muchos millones de estudiantes han tratado de poseer los secretos de Agartha, muy pocos han conseguido llegar más allá de los círculos exteriores del reino.

Al igual que Bulwer-Lytton , quien escribió sobre el Vril-ya en su obra ficticia The Coming Race (discutida en el capítulo anterior ), d’Alveydre habla de los Agartthians como superiores a la humanidad en todos los aspectos, verdaderos gobernantes del mundo. Una cierta controversia surgió cuando Ossendowski publicó sus Bestias, Hombres y Dioses: mostraba semejanzas similares a la obra de D’Alveydre que fue acusado por algunos de plagio que sólo se oculta imperfectamente por una alteración en la ortografía de Agartha.

Ossendowski rechazó la acusación con vehemencia y afirmó que jamás había oído hablar de d’Alveydre antes de 1924. Rene Guenon defendió a Ossendowski y afirmó que había muchas historias de reinos subterráneos en toda Asia Central.

De hecho, la obra de Guenon sería más tarde criticada por su traductor Marco Pallis, que calificó de “desastroso” su libro Le Roi du Monde en conversación con Joscelyn Godwin, alegando que las fuentes de Ossendowski no eran confiables y Guenon se había permitido entrar en los reinos de lo sensacional. (29)

Los nazis y el misticismo tibetano

Las leyendas que rodean los reinos de Agartha y Shambhala son confusas para decir lo menos, y su naturaleza a menudo contradictoria no hace nada para ayudar en la comprensión de su posible influencia en la horrible filosofía del Tercer Reich.

Como hemos visto, algunos escritores afirman que Agartha y Shambhala son lugares físicos, ciudades que se encuentran kilómetros bajo tierra con casas, palacios, calles y millones de habitantes.

Otros sostienen que son lugares más raros, que existen en algún otro nivel de la realidad, pero que aparentemente son comparables con nuestro mundo físico.

En cuanto a su ubicación exacta, Childress ofrece un breve resumen de sus muchas ubicaciones posibles:

Shambhala se dice a veces al norte de Lhasa, posiblemente en el desierto de Gobi, y otras veces se dice que está en algún lugar de Mongolia, o bien en el norte de Tíbet, posiblemente en las tierras altas de Changtang.

Se dice que Agharta está al sur de Lhasa, tal vez cerca del monasterio de Shigatse, o incluso en el Nepal noreste debajo del Monte Kanchenjunga. Ocasionalmente se dice que está en Sri Lanka. Ambos se han localizado dentro de la tierra hueca . (30)

Agregando a esta confusión es la aseveración frecuentemente hecha que los dos centros de poder se oponen el uno al otro, con Agartha visto como siguiendo el camino derecho de la bondad y la luz, y Shambhala que sigue el camino izquierdo del mal y la oscuridad (una dicotomía También expresado como espiritualidad versus materialismo).

Hay, obviamente, una opinión opuesta que sostiene que Agartha es un lugar del mal y Shambhala la morada del bien. Ha habido una serie de rumores sobre los practicantes de magia negra que operan en el Tíbet y se refieren a sí mismos como el Shambhala o el Agarthi. (31)

Aunque aparentemente proscritos por los budistas tibetanos, se dice que continúan sus actividades en secreto. Un escritor que afirmó haberlos encontrado fue un alemán llamado Theodore Illion que pasó la mitad de los años 1930 viajando a través del Tíbet.

En su libro Darkness Over Tibet (1937), describe cómo descubrió un pozo profundo en el campo. Deseando medir su profundidad, dejó caer varias piedras en ella y esperó a que golpearan el fondo; Sólo fue recompensado con el silencio. Un iniciado le dijo que el pozo era “inmensurablemente profundo” y que sólo los iniciados más altos sabían dónde terminaba.

Su compañero agregó:

“Cualquiera que descubra hacia dónde conduce y para qué se utiliza tendría que morir”. (32)

Illion afirmó haber obtenido acceso a una ciudad subterránea habitada por monjes, a quienes más tarde consideró como ‘yoguis negros’ planeando controlar el mundo a través de la telepatía y la proyección astral.

Cuando descubrió que la comida que se le daba contenía carne humana, decidió hacer una pausa para ella y huyó a través de Tíbet con varios de los monjes después de él. Después de varias semanas en la carrera, logró escapar del Tíbet y regresó a Occidente con su historia extraña y aterradora. (33)

También ha habido rumores persistentes de que el interés nazi en el Tíbet (en sí mismo un hecho histórico documentado) se inspiró en realidad en el deseo de contactar a los adeptos negros de Shambhala y / o Agartha y de obtener su ayuda en la conquista del mundo Tres). Uno de los partidarios más vocales de esta idea fue el escritor ocultista británico Trevor Ravenscroft , cuyas afirmaciones examinaremos con más detalle en el próximo capítulo.

El cisma entre Shambhala y Agartha es descrito por René Guénon, que relata en Le Roi du Monde cómo la civilización antigua en el desierto de Gobi fue casi destruida por un cataclismo natural y los Hijos de Inteligencias del Más Allá se retiraron a las cavernas debajo El Himalaya y restablecieron su civilización.

Siguió la formación de dos grupos:

  • Los Agarthi, que siguieron el camino de la espiritualidad

  • Los shambalistas, que siguieron el camino de la violencia y el materialismo

Guenon afirmó (como Illion varios años después) que los habitantes del mundo subterráneo trataron de influir en las vidas y acciones de los habitantes de la superficie a través de diversos medios ocultos, incluyendo la hipnosis telepática y la mediunidad.

Childress encuentra intrigante que Hitler enviara expediciones al Tíbet a finales de la década de 1930, poco después de la publicación del libro de Illion Darkness Over Tibet , y sugiere que su verdadero objetivo era establecer contacto con los grupos ocultos. (34)

Este escenario cripto-histórico continúa con Hitler haciendo el conocimiento de un monje tibetano misterioso que le dijo que Alemania podría conquistar el mundo al forjar una alianza con los ‘Señores de la Creación’.

Mientras los rusos victoriosos se abrían camino a través de las ruinas de Berlín (y, según algunos, descubriendo los cuerpos de varios monjes tibetanos, como vimos en el capítulo tres), los criptohistoriadores afirman que Hitler estaba volando El aeródromo de Tempelhof de la ciudad a una cita con el submarino (posiblemente U-977) que lo llevaría a Argentina oa la Antártida .

Hay, sin embargo, una variación en este tema que tiene el Fuhrer escapando al Tíbet para ser ocultado por aquellos cuya alianza él había buscado.

De acuerdo con un artículo publicado en mayo de 1950 en el diario Tempo Der Welt , pro-nazi, el editor de la revista, Karl Heinz Kaerner , afirmó haberse reunido con Mar- dor Bormann en Marruecos el año anterior. Si se quiere creer la historia (lo cual sería extremadamente imprudente), Bormann informó a Kaerner que Hitler estaba vivo en un monasterio tibetano y que un día volvería al poder en Alemania.

Childress nos recuerda que en su libro Iniciaciones e Iniciados en el Tíbet , el escritor, explorador y autoridad francés sobre el misticismo tibetano, Alexandra David-Neel (1868-1969) ) Describe un encuentro con un hombre que podría hipnotizar y matar a distancia.

Nicholas Roerich también menciona a los ocultistas de la antigua religión Bon, que estaban en guerra con los budistas del Tíbet.

Como señala Childress:

Shambhala dibuja las semejanzas fuertes a la tierra de los inmortales (Hsi Wang Mu) en que se dice para ser un valle maravilloso, exuberante en las altas montañas con una torre alta, adornada sólida del jade de la cual brilla una luz brillante.

Al igual que en las montañas Kun Lun, Agharta y Shambhala tienen una caché de invenciones fantásticas y artefactos de civilizaciones distantes en el pasado.

En contraste con el Valle de los Inmortales en las montañas Kun Lun, las comunidades de la cueva con sus increíbles vistas eran ilusión parte, dicen Illion y Ravenscroft.

En el Valle de los Inmortales , tal vez había realmente artefactos antiguos de un tiempo pasado vigilado por los antiguos maestros . Sin embargo, es improbable que cualquier persona no elegida específicamente por los que son los cuidadores de este repositorio se les permitirá dentro. Tampoco los que habían entrado (como posiblemente Nicholas Roerich) revelaron la ubicación o lo que habían visto allí. (35)

Aunque ciertamente intrigante, las afirmaciones de cripto-historiadores acerca de la participación nazi con los magos negros del Tíbet sufren de una escasez de evidencia dura en forma de documentación y testimonio de testigos sobrevivientes. (Ya hemos observado que el muy citado Hermann Rauschning es considerado por algunos historiadores serios, como Ian Kershaw, como extremadamente poco fiable).

Como ocurre a menudo en el campo del ocultismo, el camino queda abierto a aquellos que están bastante contentos de confiar en fuentes espurias y rumores en su creación de una tentadora pero increíble visión de la historia.

Uno de los más famosos de estos crypto-historiadores es Trevor Ravenscroft , y es a sus demandas que ahora debemos dar vuelta

La conexión nazi con Shambhala y el Tíbet

Expedición nazi al Tibet

Introducción

Muchos miembros de alto rango del régimen nazi, incluyendo Hitler, pero especialmente Himmler y Hess, tenían creencias ocultas complicadas. Impulsados ​​por esas creencias, los alemanes enviaron una expedición oficial al Tíbet entre 1938 y 1939 por invitación del gobierno tibetano para asistir a las celebraciones de Losar (Año Nuevo).

El Tíbet había sufrido una larga historia de intentos chinos de anexión y el fracaso británico para evitar la agresión o para proteger el Tíbet. Bajo Stalin, la Unión Soviética perseguía con severidad al budismo, específicamente la forma tibetana practicada entre los mongoles dentro de sus fronteras y en su satélite, la República Popular de Mongolia (Mongolia Exterior). En cambio, Japón mantenía el budismo tibetano en Mongolia Interior, que había anexado como parte de Manchukuo, su estado títere en Manchuria. Afirmando que Japón era Shambhala, el Gobierno Imperial estaba tratando de ganar el apoyo de los mongoles bajo su gobierno para una invasión de Mongolia Exterior y Siberia para crear una confederación pan-mongola bajo protección japonesa.

El Gobierno tibetano estaba estudiando la posibilidad de obtener también protección del Japón frente a la situación inestable. Japón y Alemania habían firmado un Pacto Anti-Commintern en 1936, declarando su mutua hostilidad hacia la propagación del comunismo internacional. La invitación para la visita de una delegación oficial de la Alemania nazi se amplió en este contexto. En agosto de 1939, poco después de la expedición alemana al Tíbet, Hitler rompió su pacto con Japón y firmó el Pacto nazi-soviético. En septiembre, los soviéticos derrotaron a los japoneses que habían invadido Mongolia Exterior en mayo. Posteriormente, nada se materializó en los contactos entre el Japón y Alemania con el gobierno tibetano.

[Para más detalles, véase: Participación de Rusia y Japón con el Tíbet precomunista: El papel de la leyenda de Shambhala .]

Varios escritores de posguerra sobre el Ocultismo han afirmado que el budismo y la leyenda de Shambhala desempeñaron un papel en el contacto oficial germano-tibetano. Examinemos el tema.

Los Mitos de Thule y Vril

El primer elemento de las creencias ocultas nazis estaba en la tierra mítica de Hyperborea-Thule. Tal como Platón había citado la leyenda egipcia de la isla hundida de la Atlántida, Heródoto mencionó la leyenda egipcia del continente de Hyperborea en el extremo norte. Cuando el hielo destruyó esta tierra antigua, su gente emigró hacia el sur. Escribiendo en 1679, el autor sueco Olaf Rudbeck identificó a los Atlantes con los Hiperbóreos y localizó este último en el Polo Norte. Según varios relatos, Hyperborea se dividió en las islas de Thule y Ultima Thule, que algunas personas identificaron con Islandia y Groenlandia.

El segundo ingrediente era la idea de una tierra hueca. A finales del siglo XVII, el astrónomo británico Sir Edmund Halley sugirió por primera vez que la tierra era hueca, consistente en cuatro esferas concéntricas. La teoría de la tierra hueca desató la imaginación de muchas personas, especialmente con la publicación en 1864 del viaje del novelista francés Jules Verne al centro de la Tierra .

Pronto, el concepto de vril apareció. En 1871, el novelista británico Edward Bulwer-Lytton, en The Coming Race , describió una raza superior, el Vril-ya, que vivía bajo la tierra y planeaba conquistar el mundo con vril, una energía psicocinética. El autor francés Louis Jacolliot promovió el mito en Les Fils de Dieu (1873) y Les Traditions indo-européeenes (1876). En estos libros, vinculó vril con el pueblo subterráneo de Thule. Los Thuleans aprovecharán el poder del vril para convertirse en superhombres y gobernar el mundo.

El filósofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900) también enfatizó el concepto de Übermensch (superhombre) y comenzó su obra, Der Anticristo (1888) con la línea, “Veamos nosotros mismos por lo que somos. Somos hiperbóreos. A pesar de que Nietzsche nunca mencionó a vril, en su colección póstuma de aforismos, Der Wille zur Macht ( La voluntad de poder ), enfatizó el papel de una fuerza interna para el desarrollo sobrehumano . Él escribió que “el rebaño”, que significa personas comunes, se esfuerza por la seguridad dentro de sí a través de la creación de la moral y las reglas, mientras que los superhombres tienen una fuerza vital interna que los lleva a ir más allá de la manada. Esa fuerza los necesita y los conduce a mentir al rebaño para permanecer independientes y libres de la “mentalidad de rebaño”.

En el Hogar Ártico de los Vedas (1903), el primer defensor de la libertad india, Bal Gangadhar Tilak, añadió un toque más al identificar la migración meridional de los thuleas con el origen de la raza aria. Así, muchos alemanes a principios del siglo XX creían que eran los descendientes de los arios que habían emigrado al sur de Hyperborea-Thule y que estaban destinados a convertirse en la raza principal de los superhombres a través del poder del vril. Hitler estaba entre ellos.

La Sociedad Thule y la Fundación del Partido Nazi

Felix Niedner, el traductor alemán de los viejos nórdicos Eddas , fundó la Sociedad Thule en 1910. En 1918, Rudolf Freiherr von Sebottendorf estableció su rama de Munich. Sebottendorf había vivido previamente varios años en Estambul, donde, en 1910, había formado una sociedad secreta que combinaba el sufismo esotérico y la masonería. Creía en el credo de los asesinos, derivado de la secta Nazari del Ismaili Islam, que había florecido durante las Cruzadas. Mientras que en Estambul, Sebottendorf también estaba indudablemente familiarizado con el movimiento pan turaniano de los jóvenes turcos, iniciado en 1908, que estaba en gran parte detrás del genocidio armenio de 1915-1916. Turquía y Alemania fueron aliados durante la Primera Guerra Mundial. De vuelta en Alemania, Sebottendorf también había sido miembro de la Orden de Germanen (Orden de Teutones), fundada en 1912 como una sociedad de derecha con una Logia secreta antisemita. A través de estos canales, el asesinato, el genocidio y el antisemitismo se convirtieron en parte del credo de la Sociedad Thule. El anticomunismo fue añadido después de la revolución comunista bávara más adelante en 1918, cuando la sociedad de Thule de Munich se convirtió en el centro del movimiento contrarrevolucionario.

En 1919, la Sociedad generó el Partido de los Trabajadores Alemanes. A partir de ese mismo año, Dietrich Eckart, miembro del círculo íntimo de la Sociedad Thule, inició a Hitler en la Sociedad y comenzó a entrenarlo en sus métodos para aprovechar vril para crear una raza de superhombres arios. Hitler había sido místico desde su juventud, cuando había estudiado el Ocultismo y la Teosofía en Viena. Más tarde, Hitler dedicó Mein Kampf a Eckart. En 1920, Hitler se convirtió en el jefe del Partido de los Trabajadores Alemanes, ahora renombrado Partido del Trabajador Alemán Nacional Socialista (Nazi).

Haushofer, la Sociedad Vril y Geopolítica

Otra gran influencia en el pensamiento de Hitler fue Karl Haushofer (1869-1946), un consejero militar alemán para los japoneses después de la Guerra Russo-Japonesa de 1904-1905. Debido a que estaba muy impresionado con la cultura japonesa, muchos creen que fue el responsable de la posterior alianza germano-japonesa. También estaba muy interesado en la cultura india y tibetana, aprendió sánscrito y afirmó que había visitado el Tíbet.

Después de servir como general en la Primera Guerra Mundial, Haushofer fundó la Sociedad Vril en Berlín en 1918. Compartió las mismas creencias básicas que la Sociedad Thule y algunos dicen que era su círculo íntimo. La Sociedad buscó contacto con seres sobrenaturales bajo la tierra para obtener de ellos los poderes de vril. También afirmó un origen asiático central de la raza aria. Haushofer desarrolló la doctrina de la geopolítica y, a principios de la década de 1920, se convirtió en director del Instituto de Geopolítica de la Universidad Ludwig-Maximilians de Munich. La geopolítica defendió la conquista del territorio para ganar más espacio vital (Germ. Lebensraum ) como medio de adquirir poder.

Rudolf Hess fue uno de los estudiantes más cercanos de Haushofer y lo presentó a Hitler en 1923, mientras que Hitler estaba en prisión por su fracasado Putsch. Posteriormente, Haushofer visitó con frecuencia al futuro Führer, enseñándole Geopolítica en asociación con las ideas de las Sociedades Thule y Vril. Así, cuando Hitler se convirtió en canciller en 1933, adoptó la geopolítica como su política para la raza aria para conquistar Europa Oriental, Rusia y Asia Central. La clave del éxito sería encontrar a los antepasados ​​de la raza aria en Asia Central, los guardianes de los secretos del vril.

La esvástica

La esvástica es un antiguo símbolo indio de buena suerte inmutable. “Esvástica” es una anglicización de la palabra sánscrita sánscrita, que significa bienestar o buena suerte. Usado por hindúes, budistas y jainistas durante miles de años, se extendió también en el Tíbet.

La esvástica también ha aparecido en la mayoría de las otras culturas antiguas del mundo. Por ejemplo, la variante a la izquierda de la misma, adoptada por los nazis, es también la letra “G” en la escritura rúnica medieval del norte de Europa. Los francmasones tomaron la carta como un símbolo importante, ya que “G” podía representar a Dios, el Gran Arquitecto del Universo, o la Geometría.

La esvástica es también un símbolo tradicional del viejo dios nórdico del trueno y de la fuerza ( Thor escandinavo, Donner alemán, Perkunas báltico). Debido a esta asociación con el Dios del Trueno, los letones y los finlandeses tomaron la esvástica como la insignia de sus fuerzas aéreas cuando se independizaron después de la Primera Guerra Mundial.

A finales del siglo XIX, Guido von List adoptó la esvástica como emblema del movimiento neo-pagano en Alemania. Sin embargo, los alemanes no usaban la sánscrito swastika , sino que la llamaban “Hakenkreutz”, que significa “cruz enganchada”. Sería derrotar y reemplazar la cruz, así como el Neo-Paganismo derrotaría y reemplazaría al cristianismo.

Compartiendo el sentimiento anticristiano del movimiento neo-pagano, la sociedad de Thule también adoptó el Hakenkreuz como parte de su emblema, poniéndolo en un círculo con una daga alemana vertical sobrepuesta en él. En 1920, a sugerencia del Dr. Friedrich Krohn de la Sociedad Thule, Hitler adoptó el Hakenkreuz en un círculo blanco para el diseño central de la bandera del Partido Nazi. Hitler eligió el rojo para el color de fondo para competir contra la bandera roja del Partido Comunista rival.

Los investigadores franceses Louis Pauwels y Jacques Bergier, en Le matin des magiciens (1962) escribieron que Haushofer convenció a Hitler de usar el Hakenkreuz como símbolo del Partido Nazi. Postulan que esto se debió al interés de Haushofer por la cultura india y tibetana. Esta conclusión es muy poco probable, ya que Haushofer no conoció a Hitler hasta 1923, mientras que la bandera nazi apareció por primera vez en 1920. Es más probable que Haushofer usó la presencia generalizada de la esvástica en la India y el Tíbet como evidencia para convencer a Hitler de esta región como La ubicación de los antepasados ​​de la raza aria.

Supresión nazi de los grupos ocultos rivales

Durante la primera mitad de la década de 1920, se produjo una violenta rivalidad entre las Sociedades Ocultas y las Logias Secretas en Alemania. En años posteriores, Hitler continuó la persecución de antroposóficos, teósofos, francmasones y rosacruces. Varios eruditos atribuyen esta política al deseo de Hitler de eliminar a cualquier rival oculto a su gobierno.

Influido por los escritos de Nietszche y los credos de la Sociedad Thule, Hitler creía que el cristianismo era una religión defectuosa, infectada por sus raíces en el pensamiento judío. Él veía sus enseñanzas de perdón, el triunfo de los débiles y la abnegación de sí mismo como antievolucionaria y se veía a sí mismo como un mesías que reemplazaba a Dios ya Cristo. Steiner había utilizado la imagen del Anticristo y Lucifer como futuros líderes espirituales que regenerarían el cristianismo en una nueva forma pura. Hitler fue mucho más lejos. Él se veía como librando el mundo de un sistema degenerado y dando un nuevo paso en la evolución con la raza maestra aria. No podía tolerar ningún Anticristo rival, ni ahora ni en el futuro. Era tolerante, sin embargo, del budismo.

[Véase: Mitos erróneos sobre Shambhala .]

El budismo en la Alemania nazi

En 1924, Paul Dahlke fundó el Buddhistisches Haus (Casa de los Budistas) en Frohnau, Berlín. Estaba abierto a los miembros de todas las tradiciones budistas, pero principalmente atendidos a las formas de Theravada y japonés, ya que eran los más ampliamente conocidos en Occidente en ese momento. En 1933, fue sede del Primer Congreso Budista Europeo. Los nazis permitieron que la Casa de los Budistas permaneciera abierta durante toda la guerra, pero la controlaba estrechamente. Como algunos miembros sabían chino y japonés, actuaron como traductores para el gobierno a cambio de la tolerancia del budismo.

Aunque el régimen nazi cerró en Berlín la Buddhistische Gemeinde (Sociedad Budista), que había estado activa desde 1936, y arrestó brevemente a su fundador Martin Steinke en 1941, generalmente no perseguían a los budistas. Después de su liberación, Steinke y varios otros continuaron diciendo sobre el budismo en Berlín. Sin embargo, no hay pruebas de que los maestros del budismo tibetano estuvieran siempre presentes en el Tercer Reich.

La política nazi de tolerancia para el budismo no prueba ninguna influencia de las enseñanzas budistas sobre Hitler o la ideología nazi. Una explicación más probable es el deseo de Alemania de no dañar las relaciones con su aliado budista, Japón.

El Ahnenerbe

Bajo la influencia de Haushofer, Hitler autorizó a Frederick Hielscher, en 1935, a establecer el Ahnenerbe (Oficina para el estudio del patrimonio ancestral), con el coronel Wolfram von Sievers como su cabeza. Entre otras funciones, Hitler le encargó investigar las runas germánicas y los orígenes de la esvástica, y localizar la fuente de la raza aria. El Tíbet fue el candidato más prometedor.

Alexander Csoma de Körös (Körösi Csoma Sandor) (1784-1842) era un erudito húngaro obsesionado con la búsqueda para encontrar los orígenes del pueblo húngaro. Basándose en las afinidades lingüísticas entre las lenguas húngara y turca, sentía que los orígenes del pueblo húngaro estaban en “la tierra de los Yugurs (uigures)” en el este de Turkistán (Xinjiang, Sinkiang). Creía que si podía llegar a Lhasa, encontraría allí las llaves para localizar su tierra natal.

Húngaro, finés, turco, mongol y manchú, pertenecen a la familia de lenguas ural-altaicas, también conocida como familia turaniana, después de la palabra persa Turan para Turkistán. A partir de 1909, los turcos tenían un movimiento pan-Turanian encabezado por una sociedad conocida como los jóvenes turcos. La sociedad húngara Turanian siguió pronto en 1910 y la Alianza Turanian de Hungría en 1920. Algunos eruditos creen que los idiomas japoneses y coreanos también pertenecen a la familia Turanian. Así, la Alianza Nacional Turaniana fue fundada en Japón en 1921 y la Sociedad Turaniana Japonesa a principios de los años treinta. Haushofer era indudablemente consciente de estos movimientos, que buscaban los orígenes de la raza turaniana en Asia Central. Encajaba bien con la búsqueda de la Sociedad Thule para los orígenes de la raza aria también. Su interés en la cultura tibetana agregó peso a la candidatura de Tíbet como la clave para encontrar un origen común para las razas arias y turanianas y para ganar el poder de vril que poseían sus líderes espirituales.

Haushofer no era la única influencia en el interés de Ahnenerbe en Tíbet. Hielscher era amigo de Sven Hedin, el explorador sueco que había dirigido expediciones al Tíbet en 1893, 1899-1902 y 1905-1908, y una expedición a Mongolia en 1927-1930. Un favorito de los nazis, Hitler lo invitó a dar el discurso de apertura en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936. Hedin participó en las actividades de publicación pro-nazi en Suecia y realizó numerosas misiones diplomáticas a Alemania entre 1939 y 1943.

En 1937, Himmler hizo del Ahnenerbe una organización oficial unida a la SS (Germ Schutzstaffel , Protection Squad) y nombró como nuevo director al Profesor Walther Wüst, Presidente del Departamento de Sánscrito de la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich. El Ahnenerbe tenía un instituto del Tíbet (Instituto del Tíbet), que fue renombrado el instituto de Sven Hedin para el Innerasien y Expeditionen (instituto de Sven Hedin para Asia y expediciones internas) en 1943.

La expedición nazi al Tíbet

Ernst Schäfer, un cazador y biólogo alemán, participó en dos expediciones al Tíbet, en 1931-1 932 y 1934-1936, para la investigación deportiva y zoológica. El Ahnenerbe lo patrocinó para dirigir una tercera expedición (1938-1939) a invitación oficial del gobierno tibetano. La visita coincidió con los contactos tibetanos renovados con Japón. Una posible explicación para la invitación es que el gobierno tibetano deseaba mantener relaciones cordiales con los japoneses y sus aliados alemanes como un equilibrio contra los británicos y chinos. Así, el gobierno tibetano dio la bienvenida a la expedición alemana en la celebración del año nuevo 1939 (Losar) en Lhasa.

[Véase: Participantes rusos y japoneses con Tíbet precomunista: El papel de la leyenda de Shambala .]

En Fest der weissen Schleier: Eine Forscherfahrt durante el Tíbet en la ciudad de Lhasa, la Ciudad Santa del Reino de Dios (1950), Ernst Schäfer describió su Experiencias durante la expedición. Durante las festividades, informó, el Oráculo Nechung advirtió que aunque los alemanes traían presentes y palabras dulces, el Tíbet debe tener cuidado: el líder de Alemania es como un dragón. Tsarong, el ex jefe de los militares tibetanos, intentó suavizar la predicción. Dijo que el Regente había escuchado mucho más del Oráculo, pero él mismo no estaba autorizado a revelar los detalles. El Regente reza diariamente por no haber guerra entre los británicos y los alemanes, ya que esto tendría terribles consecuencias para el Tíbet también. Ambos países deben entender que toda buena gente debe rezar lo mismo. Durante el resto de su estancia en Lhasa, Schäfer se reunió a menudo con el Regente y tuvo una buena relación.

Los alemanes estaban muy interesados ​​en establecer relaciones amistosas con el Tíbet. Sin embargo, su agenda era ligeramente diferente de la de los tibetanos. Uno de los miembros de la expedición Schäfer fue el antropólogo Bruno Beger, responsable de la investigación racial. Después de haber trabajado con HFK Günther en Die nordische Rasse bei den Indogermanen Asiens , Beger suscribió la teoría de Günther sobre una “raza norteña” en Asia Central y el Tíbet. En 1937, había propuesto un proyecto de investigación para el Tíbet oriental y, con la expedición Schäfer, planeaba investigar científicamente las características raciales del pueblo tibetano. Mientras que en el Tíbet y Sikkim en el camino, Beger midió los cráneos de trescientos tibetanos y Sikkimese y examinó algunas de sus otras características físicas y marcas corporales. Llegó a la conclusión de que los tibetanos ocupaban una posición intermedia entre las razas mongola y europea, mostrándose el elemento racial europeo más marcadamente entre la aristocracia.

Según Richard Greve, “Tibetforschung en SS-Ahnenerbe” publicado en T. Hauschild (ed.) “Lebenslust und Fremdenfurcht” – Ethnologie im Dritten Reich ( “La pasión por la vida y la xenofobia” – Etnología En el Tercer Reich ) (1995), Beger recomendó que los tibetanos pudieran desempeñar un papel importante después de la victoria final del Tercer Reich. Podrían servir como una raza aliada en una confederación pan-mongola bajo la égida de Alemania y Japón. Aunque Beger también recomendó más estudios para medir a todos los tibetanos, no se realizaron más expediciones al Tíbet.

https://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=es&rurl=translate.google.com&sl=en&sp=nmt4&tl=es&u=http://www.youtube.com/embed/D3gw-3usa1c%3Fversion%3D3%26rel%3D1%26fs%3D1%26autohide%3D2%26showsearch%3D0%26showinfo%3D1%26iv_load_policy%3D1%26wmode%3Dtransparent&usg=ALkJrhgOebU6fcLiQaNvzynpLR62VseguQ

Expediciones ocultas a Tibet

Varios estudios de posguerra sobre el nazismo y el ocultismo, como Trevor Ravenscroft en La Lanza del Destino (1973), han afirmado que bajo la influencia de Haushofer y la Sociedad Thule, Alemania envió expediciones anuales al Tíbet de 1926 a 1943. Su misión fue la primera Para encontrar y luego mantener el contacto con los antepasados ​​arios en Shambhala y Agharti, ciudades ocultas subterráneas bajo el Himalaya. Los adeptos eran los guardianes de los poderes ocultos secretos, especialmente el vril, y las misiones buscaban su ayuda para aprovechar esos poderes para crear una raza maestra aria. Según estas cuentas, Shambhala rechazó cualquier ayuda, pero Agharti estuvo de acuerdo. Posteriormente, a partir de 1929, grupos de tibetanos supuestamente vinieron a Alemania y comenzaron logias conocidas como la Sociedad de Hombres Verdes. En relación con la Sociedad del Dragón Verde en Japón, a través de Haushofer, supuestamente ayudaron a Nazicause con sus poderes ocultos. Himmler se sintió atraído por estos grupos de adeptos tibetanos-agharti y, supuestamente por su influencia, estableció el Ahnenerbe en 1935.

Aparte del hecho de que Himmler no estableció el Ahnenerbe, sino que lo incorporó a las SS en 1937, el relato de Ravenscroft contiene otras afirmaciones dudosas. El principal es el supuesto apoyo de Agharti a la causa nazi. En 1922, el científico polaco Ferdinand Ossendowski publicó Bestias, Hombres y Dioses describiendo sus viajes por Mongolia. En él, él relacionó la audiencia de la tierra subterránea de Agharti debajo del desierto de Gobi. En el futuro, sus poderosos habitantes saldrían a la superficie para salvar al mundo del desastre. La traducción al alemán del libro de Ossendowski, Tiere, Menschen und Götter , apareció en 1923 y se hizo muy popular. Sven Hedin, sin embargo, publicó en 1925 Ossendowski und die Wahrheit ( Ossendowski y la verdad ), en el que desacreditó las afirmaciones del científico polaco. Señaló que Ossendowski había levantado la idea de Agharti de la novela de Saint-Yves d’Alveidre de 1886, “La misión de la India en Europa” para hacer su historia más atractiva para el público alemán. Puesto que Hedin tenía una fuerte influencia en el Ahnenerbe, es improbable que esta oficina hubiera enviado una expedición específicamente para encontrar a Shambhala y Agharti y, posteriormente, habría recibido ayuda de este último.

[Véase: Mitos erróneos sobre Shambhala .]

Fuente

http://transmissionsmedia.com/the-phantom-kingdom-the-nazi-tibet-connection/

http://transmissionsmedia.com/the-nazi-connection-with-shambhala-and-tibet/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: