Masones enfrentados a Jesuitas en la desmembración del Imperio Español.

Interesante artículo que me ha llegado por Facebook sobre cómo las logias masonas dirigieron los procesos independentistas americanos y la oposición ejercida por los jesuitas, lo que desmiente que los segundos controlaran a los primeros.
——–

La masonería fue la activa y destructora fuerza interior y exterior que aniquiló el imperio español. Fue una derrota organizada desde las altas cumbres del Estado, que no fue vencido por las armas de los secesionistas e insurrectos de ultramar, sino por los traidores a la Patria escondidos en los talleres y logias.

Infiltrada en el estamento militar se dedicó a socavar la disciplina para favorecer los intereses políticos revolucionarios y secesionistas.

La expulsión de los Jesuitas, sancionada por su eufemística “Majestad Católica” Carlos III, fue el atentado más grave que sufrió el prestigio de la fe católica en España y en sus colonias, de donde se vio salir como malhechores a los que hasta entonces habían constituido la más firme vanguardia de la fe.

En la Revista masónica “Latomia”, volumen I, pág. 265, se escribe: “A los masones españoles debe América los primeros – y los últimos- impulsos independizantes, lo cual, si para ciertas gentes implica falta de patriotismo, para nosotros no puede menos de constituir un timbre de orgullo”.

El Grande Oriente Español fue el encargado de preparar los movimientos revolucionarios del siglo XIX en España para arrebatarle su imperio colonial.

Quien dió impulso a los primeros libertadores y atizó la hoguera del separatismo y el odio indígena contra España fue la masonería, que desgajó el vasto imperio español. Sus consignas eran claras: 1) Apoyo moral y material a los separatistas; 2) En la metrópoli consumir las energías del Estado en las luchas intestinas; 3) Que no embarque un solo soldado de la Península Ibérica para acudir a sofocar las secesiones; 4) Hundir a España en la anarquía; 5) Oro inglés a través de las logias españolas para los traidores.

Los conspicuos masones españoles Picornell,Cortés y otros, librados de la pena de horca por imposición del embajador francés, urdieron en Venezuela la primera intentona separatista -año 1789- antes de que Miranda y Bolivar, dando cumplimiuento a la antiespañola consigna masónica, se levantasen en armas contra la metrópoli.

Donde la actuación masónica alcanzó verdadera actividad, en tiempos del reinado de Fernando VII, fue en el Imperio Español. Para la independencia de América intervenía de modo personal, con su dinero, el banquero judío de Santo Domingo, Esteban Morín, grado 33 y Presidente o Gran Comendador del Supremo Consejo de Charleston.

Otro personaje que acataba escrupulosamente las órdenes de la masonería era el General Tilly, en cuyo entusiasmo sectario llegó a ofrecer cinco mil hombres para la expedición destinada a ayudar a los insurrectos americanos.

El Imperio Colonial Español estaba dividido, a principios del siglo XIX, en cuatro Virreinatos: 1) Nueva España o Méjico (hoy México); 2) Nueva Granada o Santa Fe (hoy integrado por las Repúblicas de Venezuela, Colombia y Ecuador); 3) Perú (formado por las hoy naciones de Perú y Chile), y 4) Buenos Aires o Río de la Plata (hoy República Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia). El más firme puntal de las colonias españolas lo constituía la Compañía de Jesús con sus misiones.

Los trabajos para la Independencia de Méjico se remontan a 1791, en tiempos de Carlos IV, iniciados por Pedro Portila, siendo Virrey el masón Azanza.

Iturrigaray fue uno de los gobernadores que cooperó con sus escandalosos negocios y su filiacion masónica a que los aires insurgentes se convirtieran en huracanes.

Para sofocar el levantamiento se entregó el mando de los ejércitos al General masón mejicano, Agustín de Iturbide, quien, en lugar de dar la batalla al insurgente Guerrero, firmó con él el “Tratado de Iguala”, de donde se derivó la independencia de Méjico. Se mandaba apagar el fuego con gasolina.

Colaboró, con su actuación sectaria, el General masón Espòz y Mina. El último Virrey de Méjico fue el General del Ejército Juan O’Donojú, también hombre de logia y mandil. La capitulación de España, por la Independencia de Méjico, se firmó en la ciudad mejicana de Córdoba, sin resistencia, ya que el Jefe de la Armada española, el masón Pedro Celestino Negrete, se pasó al bando de Iturbide, que sería nombrado Emperador de Méjico, en 1922, y fue fusilado por un pelotón de soldados en 1824.

En Argentina era Virrey el General Liniers, decidido defensor de la causa española, que por decisión de la Junta Central Suprema, el 15 de febrero de 1809, fue sustituido por Baltasar Hidalgo de Cisneros, masón y Teniente General de la Marina. La revolución la inició Cornelio Saavedra, afiliado a la masonería. Posteriormente se organizó un ejército mandado por un masón, el General San Martín, que derrotó a Vigodet, el jefe de las tropas leales a España. Uruguay se independizó el 21 de febrero de 1813 tras la batalla de Salta. Tres años después, en 1816, Buenos Aires, por el Congreso de Tucumán, proclamó la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, estableciendo un Gobierno federal que las emancipó de España, por obra y gracia de las logias.

El General masón José de San Martín había sido Oficial del Ejército Español y en 1811 ostentaba el grado de Teniente Coronel. Ingresó en la logia “Lautaro”, de Cádiz. Desertó de la milicia, recibiendo medios económicos del agente diplomático inglés Charles Stuart. Se desplazó a París, donde conectó con la logia de Miranda, para después trasladarse a Buenos Aires, donde, junto con otros dos desertores del Ejército Español, un subteniente de Carabineros y un Alférez de Navío, fundaron la logia “Lautaro”, filial de la de Cádiz.

En Santa Fe o Nueva Granada residía el mayor foco revolucionario; se hallaba ubicado en Venezuela, cuya capital, Caracas, tiene dos notas importantes: ser el lugar de nacimiento del masón Simón Bolívar (1783), el fundador de la República de Bolivia, a la que da nombre, y tener el templo masónico más antiguo de los instalados en la América hispana.

El venezolano Francisco Miranda unificó el movimiento de rebelión, dándole carácter netamente republicano y separatista, formando una conspiración masónica contra España al servicio del extranjero.

Francisco Miranda, ex amante de Catalina II de Rusia, ex-general jacobino francés y agente de Inglaterra, fundó en Londres, en 1797, la “Gran Logia Americana”, erigiéndose en su Gran Maestre y estableciendo ramificaciones en París, Madrid y Cádiz. Por estos talleres pasaron los dirigentes más famosos del movimiento separatista, entre otros, Bolívar y San Martín.

El también masón, General Pablo Morillo, se enfrentó con Bolívar, y el 21 de junio de 1821 se declaró la independencia de Venezuela. La confrontación de los dos masones dio el resultado apetecido por las logias.

En Colombia la dirección del movimiento revolucionario la ostentaba el Gran Maestre Francisco de Paula Santander, siendo premiados sus esfuerzos con la Presidencia de la República.

En la pérdida de Perú intervinieron activamente las logias Inglesas. El General masón San Martín dio la batalla en Pisco, sin prácticamente resistencia. La batalla decisiva fue la de Ayacucho, en la que las tropas de Simón Bolívar, mandadas por su General ayudante, el masón Antonio José de Sucre, derrotaron a su “hermano” Baldomero Espartero en el año 1824.

Simón Bolívar, nacido en Caracas en 1783, formó parte del Ejército Español. Afiliado a la logia gaditana “Lautaro”, frecuentó también en París las logias de la capital francesa. Se consideraba discípulo de Rousseau y tuvo por preceptor en la secta a Simón Rodríguez.

Chile se emancipó por la batalla de Maipú, con el ejército formado en la ciudad de Mendoza por el General San Martín.

San Martín fundó la primera logia de Lima, después de arrancar a Chile del dominio de España, cuando fue en busca de las minas de Perú. Agentes masónicos ingleses y franceses andaban minando el terreno. El criollo Simón Bolívar, masón educado en España, dispararía los últimos cartuchos contra la Madre Patria. Todo eran traiciones y villanías. En la Península y en Ultramar.

Mientras tanto, en la metrópoli, el General O’Donnell, Quiroga y Riego, seguían las consignas masónicas. El Capitán General de Granada, el Gran Maestre conde de Montijo, presidía todas las conjuras. En Cádiz se organizó una especie de logia central, cuyo taller estaba en íntimo contacto con los banqueros de Gibraltar y coordinaba todo lo referente a la insurrección hispanoamericana, siguiendo las órdenes cursadas por la masonería para que no embarcara ni un solo soldado.

La masonería utilizó al “hermano” Riego para evitar el embarque de las tropas españolas hacia América para sofocar la secesión. Riego, protegido por el Capitán General de Andalucía O’Donojú, al frente de una expedición, se sublevó en Cabezas de San Juan y proclamó la Constitución conocida como “La Pepa”. No embarcó ni un solo soldado con destino a las colonias. Riego, como el General O’Donnell, como el General San Martín, como Simón Bolívar, todos ellos protagonistas principales de la desmembración del Imperio Español, eran masones.

En Filipinas, la masonería fue fundada en 1854 por Mariano Martí, que, junto con Rufino Pascual Torrejón, instalaron la Gran Logia Departamental o “Madre Logia”.

Los masones filipinos, en sus actividades separatistas, no descuidaron jamás la propaganda antirreligiosa, haciendo culpables a los frailes de las persecuciones oficiales que sufrían. Aparecían siempre, en primer plano, los miembros de la masonería filipina, quienes, cumpliendo orden de la internacional, trabajaron, hasta conseguirlo, por la independencia del archipiélago. Al frente se encontraba José Rizal Mercado y Alonso, que se destacó en las logias por su ateísmo recalcitrante y por el ímpetu revolucionario independentista.

Masón era Morayta y los que con él, desde España, alentaron la insurrección cubana, y masones los que en las Cortes y a espaldas del Ejército, los traicionaban para la renuncia y la rendición. La separación de Filipinas fue una consecuencia de los trabajos de los indígenas masones en combinación con el Gran Maestre del Gran Oriente Español, Miguel Morayta y Sagrario, de origen judío; el “hermanito” Pizarro; el Gran Maestre del Grande Oriente Nacional de España, José María Pantoja, y su “alter ego”, Eduardo Caballero de Puga, que se valieron en el archipiélago del famoso Katipunan, sociedad masónica de la Asociación Hispano-Filipina constituida por los conspiradores residentes en la Península, y del periódico “La Solidaridad”, editado por estos en Barcelona.

El último Gobernador de Cuba fue el General Blanco, marqués de Peñaplata (H.: Barcelona), y los Generales González Parrado (h.: Jesucristo) y Fernández Bernal (h.: Kleber), hubieron de entregar la Gran Antilla al ejército yanqui de ocupación, en el que figuraban los masones Kent, Batos, Chafe, Summer, Ludlow, Ames y Wood, cumpliéndose así los acuerdos de la Masonería Universal, que había decretado la pérdida de Cuba para España.

La ligazón existente entre la masonería de España y la de Cuba prueba que ambas obedecieron las mismas consignas internacionales. La inmensa mayoría de los insurrectos eran masones, y lo mismo aconteció con sus dirigentes, pues Antonio Gavin y Torres, fundador del partido autonomista, era, a la vez, Gran Maestre de la Gran Logia Unida de Colón y Cuba. Masones fueron Maceo, Máximo Gómez y demás cabecillas insurgentes.

El Supremo Consejo eligió, el 20 de julio de 1870, Gran Comendador a Manuel Ruiz Zorrilla, quien ocupó dicho cargo hasta enero de 1874, que tuvo que exiliarse, y le sucedió Juan de Somera, hombre de edad avanzada, que sólo estuvo un año a su frente, siendo relevado por Práxedes Mateo Sagasta, que ejerció hasta 1880, a quien sucedió Antonio Romero, etc…

Sagasta, que presidía el Gobierno Español, era masón, y las Cortes en las que se decidió la independencia de Cuba, en 1898, contaban con ciento noventa y tres diputados inscritos en diferentes logias.

Mientras en España se imponían y sucedían gobiernos masónicos, comuneros y carbonarios, se organizaban matanzas de frailes y se encendía la más espantosa guerra civil del siglo XIX. El judío inglés Benoltas, banquero de la colonia inglesa de Gibraltar, proveía de fondos y financiaba las operaciones del Gran Oriente Español.

Fuente: http://www.rafapal.com/?p=126649

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s