LAS VERDADERAS BRUJAS.

Parte I.

5 de Ene. de 2017

La idea que los católicos (y posteriormente los protestantes) nos impusieron sobre las brujas se desmorona conforme el machismo pierde fuerza, las religiones occidentales se quedan sin seguidores y el feminismo retoma su antiguo curso.

Revisemos el estereotipo que tenemos de las brujas: Mujeres (siempre eran mujeres, ojo con esto), y más específicamente, ancianas malévolas que se alimentaban de niños pequeños, capaces de crear desgracias a sus vecinos, por naturaleza al servicio de Satanás y que estaban en la Tierra para oponerse a la Iglesia y sobre todo a Dios. O sea, encarnaban al mal.

El aspecto de una bruja debía ser desagradable; estar mugrosa, harapienta, además de maloliente; sus manos poseían la característica de estar retorcidas y cada dedo debía poseer una poderosa y afilada uña. Los cabellos se encontraban liados en una canosa maraña; su nariz debía ser larga y ganchuda, como el arpón que usa el diablo para atrapar a las almas que se salieron del buen camino; tampoco debía faltar una buena verruga peluda, escasos dientes torcidos, y sobre todo, de entre sus profundas e intrincadas arrugas debía emerger una mirada perversa.

Si acaso una bruja no era anciana y por el contrario era joven y hermosa, entonces se trataba de una ninfómana, esclava de sus apetitos sexuales, capaz de destruir un hogar feliz con tal de darse gusto con el hombre de esa casa, pues contaba con los favores del demonios para lograr sus inconfesables bajezas.

Así mismo, según el mito católico, durante ciertas noches sagradas, las brujas se reunían lejos de los poblados para participar en oscuros y prolongados aquelarres. Se decía que para atraer al demonio, las brujas organizaban una misa satánica donde se sacrificaban animales (o incluso algunos bebés), y entonces “Él” se hacía presente para ser adorado, dar instrucciones, consagrar a las nuevas hermanas hechiceras y posteriormente participar en una frenética orgía… Oh, sí, porque para la mentalidad machista de hace varios siglos, si una mujer tenía deseos sexuales era por fuerza sirvienta del demonio, entonces, obviamente, las brujas debían ser no sólo promiscuas, sino depravadas al grado de tener intimidad carnal con otras de su mismo sexo, niños y hasta animales.

Las verdaderas brujas jamás se paraban por la iglesia y menos aún comulgaban o sometían sus pecados y pensamientos secretos al escrutinio de los curas (hombres).

La bruja debía vivir en una casa desvencijada (o una cueva), lejos de cualquier poblado; si era en mitad de un bosque oscuro, mejor que mejor. En este imaginario no debía faltar, claro, un enorme y renegrido cazo ubicado bajo la chimenea, una desvencijada estantería llena de sustancias pestíferas, una calavera (preferentemente de un ex marido, al que asesinaron con un delicioso platillo envenenado), un cuervo que supervisaba todo y un gato (negro, obviamente) que servía como mensajero entre ella y su amo.

Según la Iglesia, las brujas eran capaces de desafiar la ley de gravedad y volar montadas en escobas o cerdos embrujados. Nunca nadie jamás ha visto a una mujer volando sobre un cerdo, pero los representantes de Dios en la Tierra así lo afirmaban de cualquier forma.

En su alejado cuchitril, la bruja ganaba dinero haciendo uso de sus malas artes (otorgadas por el Maligno, claro); cosas como hechizos para que una mujer fea obtuviera al hombre deseado, sin importar que éste ya estuviera comprometido con otra más bella y de mejor familia; o podía hacer cosas más serias, como quitarle su fuerza viril a un esposo para que aprendiera el valor de la fidelidad, o secar los cultivos de un vecino chismoso; aunque también podía hacer cosas peores para sus clientes y clientas, como abortos, quitar de en medio a un competidor en los negocios o atraerle abundantes monedas de oro sirviendo como humilde y desinteresada intermediaria entre el aspirante a millonario… y el demonio.

Así son las brujas… O al menos nos dijeron que así eran, y así hemos asumido que debían ser ¿Cómo dudarlo, si lo dice la Santa Madre Iglesia?

Bueno, en realidad las cosas no son como nos lo hicieron creer. Vamos a derrumbar algunos mitos y sacudir un poco tu mente recién nacida. Ni la Iglesia es tan buena, ni el demonio tan malvado ni las brujas tan perversas.

Para poder ver más allá de la mentira que nos impusieron los poderosos, hay que correr el velo del mito inventado por ellos y observar sin miedo lo que hay detrás.

Pero NO será en esta entrega. Oh, no. Tendrás que esperar porque Innuendo tiene severas reglas en cuanto a la extensión de las colaboraciones que admite, y  no seré yo quien las rompa, porque seguir las reglas es importante en mi negocio.

En mi siguiente entrega continuaré hablándote sobre las brujas, si al Universo así le place.

 

LAS VERDADERAS BRUJAS – Parte II


¿En qué nos quedamos? ¡Ah, sí! Íbamos a develar el telón de la mentira para poder ver la esencia verdadera de las brujas… ¿Sigues aquí? ¿No te da miedo? Haces bien en acompañarnos, porque lo que hay detrás del mito creado por las autoridades católicas no debe asustarte… Lo que sí debe hacerlo es la grotesca mentira que el poder del dinero desplegó frente a tus ojos, tan fáciles de engañar como si fueran de un inocente niño.

La inocencia… Ya hablaremos de ella, pero ahora concentrémonos en las brujas. La palabra bruja está ligada de manera indisoluble a lo femenino, lo vaginal, lo uterino, la vida, la Madre Naturaleza y su hermosa sabiduría… Las brujas eran MUJERES. Sólo una MUJER puede ser bruja, así como sólo una mujer puede dar a luz.

Preguntemos nuevamente a las palabras. “Bruja” en inglés (witch) viene del germán rústico y se pronunciaba witcha, que da origen a la palabra wicca. De ahí la hereda el inglés antiguo como wicce, de la que se desprende witch, que se refiere a las mujeres sabias.

Pero la palabra en español tiene otra historia. Viene de la raíz bruish, que más adelante se transformaría en bruixa o en bruxa (incluso en el portugués actual aún se llama así). Se supone que la palabra viene del nórdico antiguo brugga, es decir, “aquella que hace pociones”.

La palabra magia también posee una historia interesante; proviene del griego megas, cuyo significado es “grande y/o poderoso.”

Y es que los hombres no son capaces de engendrar vida, y por lo tanto no tienen una conexión profunda con la Madre Tierra y su natural e innegable sabiduría. Aquél que carece de algo que anhela tiene dos opciones: adorar y servir a aquella persona que lo posee y así ganarse la oportunidad de estar cerca y recibir moronas de vez en cuando… O sentir envidia.

Las mujeres sabias, grandes y poderosas eran llamadas brujas, y hace miles de años esta palabra no tenía el alcance peyorativo que posteriormente se le quiso dar. ¿Cómo eran vistas las brujas antes de la invención del cristianismo?

Viajemos 25,000 años hacia el pasado, al origen. El cristianismo y otras religiones machistas, patriarcales y belicosas ni se soñaban. El mundo aún parecía muy grande entonces y la vida de los seres humanos era sagrada, porque estaba en riesgo todo el tiempo. Nuestra especie era frágil entonces. En aquella época sobrevivir era difícil y quien tenía el secreto de la vida eran las mujeres, y por lógica, ellas decidían lo que era mejor para la comunidad. Eran las madres de todos y esta es la esencia de una sociedad matriarcal.

Las mujeres estaban en comunicación con la Madre Primigenia, la que daba la vida no solo a los humanos, sino a todo; las plantas, los elefantes, las gacelas, los peces… Ella era la Gran Madre, la Diosa, con la que las mujeres se identificaban. En esta etapa del desarrollo humano se respetaba a la mujer porque recibieron de la Diosa Madre la magia de dar a luz.

En esta organización, los hombres no tenían el poder. Eran compañeros, consejeros, proveedores, defensores, pero no hegemonizaban el control. Las mujeres tenían la última palabra. Y así funcionó bien durante miles de años, pero llegó una amenaza que descarriló estas sociedades caracterizadas por ser solidarias: la guerra, donde lo importante no es dar la vida, sino quitarla.

La Diosa que da la vida es sustituida por el Dios de la Guerra, terrible y destructor, pero necesario para la supervivencia. Y así las mujeres comenzaron a perder el poder porque ellas no entienden de competir a muerte, luchar y matar, simplemente porque no está en su naturaleza; esa es tarea de los hombres, y en este arribo violento del patriarcado es donde las mujeres son despojadas de su autoridad, y así la humanidad perdió miles años dedicados a la conquista, la dominación de los otros pueblos y la imposición de los dioses que habían creado… Sí. Obviamente los gobiernos patriarcales crearon dioses machistas que competían contra las deidades masculinas extranjeras, pues en su pensamiento primitivo los hombres no se conformaban con tener un dios omnipotente, sino que este tenía que ser el más omnipotente de todos. Como resultado la humanidad se hundió en guerras y más guerras; muertes y más muertes. El machismo nos ha robado hasta ahora 20 mil años de evolución. Con los gobiernos matriarcales no habría sucedido esto porque para ellas no era necesario apoderarse de más territorio del que necesitaban para vivir, y finalmente todos somos hijos del mismo Útero Sagrado.

En cambio, en el gobierno de los hombres, las mujeres (y menos aún las brujas) no tenían cabida; por un lado eran vistas como una amenaza, y por otro, se les envidiaba ¿Y qué hace un hombre cuando envidia algo? Necesita poseerlo o al menos destruirlo.

¿Pero se puede poseer a una bruja? No.

El hombre que envidia la magia que las mujeres obtienen de la Madre Tierra sólo tiene la opción de someterlas por la fuerza y el terror, pues ellas desprecian el poder, las jerarquías huecas y el efímero gozo que deja la muerte del enemigo.

¿Me permites dar un rodeo y explicarte esto a través de un cuento?…

Hace mucho tiempo, en un alejado bosque pasó un cazador en busca de una presa para poder llevar alimento a su casa, y en ese momento escuchó a un ave canora que lo fascinó. Al levantar la cabeza, divisó en una de las ramas más elevadas de uno de los árboles más altos, al ave. Tuvo un sobresalto; era increíblemente hermosa, con ojos tan negros y brillantes como el fondo de la noche; su plumaje parecía haber sido robado al azul del cielo, y su cauda estaba rematada en curiosas plumas doradas que semejaban joyas que jamás nadie podría crear.

El cazador llamó al ave, pero esta lo ignoró. El cazador trató de sacudir al árbol para que el ave volara a un punto más cercano, pero por más esfuerzos que hizo no pude mover el macizo tronco. Poniéndose en grave riesgo, logró trepar por el árbol, y cuando ya tenía a su presa casi al alcance de su mano, en un impulso estúpido se arrojó por ella. El ave logró escapar hacia el pino siguiente, pero el hombre cayó desde esa gran altura, cortándose con las ramas de las que trataba de aferrarse para salvar su vida.

Abajó, herido, sangrante y humillado, quedó el cazador; arriba, el ave apenas se dignó a verle antes de continuar cantando como si nada hubiera ocurrido. Maltrecho, apoyándose sobre una rama, el hombre se retiró rengueando hasta perderse entre los árboles.

Al día siguiente, el ave azul cumplió con su sencilla rutina, pero al posarse sobre la rama más alta del árbol más prominente, unas poderosas manos lograron apresarla. El cazador había regresado de madrugada y permanecido oculto entre el follaje hasta que la presa se ubicó en el peor lugar posible.

Feliz, el arquero llevó al ave a su casa y ahí la encerró en una pequeña jaula. Al fin era suya. Por un momento demasiado breve su envidia se vio colmada; él no podía volar, ni entonar notas tan hermosas, y menos aún poseer un plumaje tan vistoso, pero lo que sí podía hacer era robarse al ave completa.

El pájaro azul entristeció, se volvió inapetente y murió, dejando al hombre nuevamente con las manos vacías y herido a causa del secreto dolor de haber codiciado ave hasta matarla.

Así más o menos acontece con las brujas. De manera oculta la mayoría de los hombres codician su poder, su naturaleza femenina y la conexión sagrada que la une con nuestra Madre Naturaleza. Obviamente nada de eso se puede poseer. Se es mujer o no se es, se es bruja o no se es. Y dominados por la envidia, los hombres antiguos les dieron caza.

En las escuelas se enseña que el Oscurantismo inicia cuando cae el Imperio Romano y concluye con el resurgimiento del arte y la ciencia. Otros historiadores marcan el final del Medievo con la invención de la imprenta, y otros con el descubrimiento de América… Bueno, esa es una forma de ver las cosas. Otra sería pensar que el Oscurantismo inicia cuando deliberadamente se trata de evitar que la luz del conocimiento que tenían las brujas se continuara esparciendo por el mundo. Esta etapa donde la luminosidad de las mujeres estaba prohibida inició con el cristianismo, actualmente aún vivimos en una edad tenebrosa y concluirá cuando las dos religiones machistas (el cristianismo y el islam) mueran por falta de seguidores.

Antes de que ambas religiones monoteístas comenzaran a repartirse el mundo por medio de las guerras y el avasallamiento militar, las brujas eran contempladas por las sociedades de una manera completamente diferente.

Durante la hegemonía griega, la mujer era socialmente muy valiosa. Sabemos, por ejemplo, que la religión olímpica tenía dioses y diosas por igual, y salvo el gran Zeus, debajo de él las deidades podían ser de sexo masculino o femenino. Palas Atenea era la diosa la guerra, civilización, sabiduría, estrategia, la justicia, la inteligencia y las artes (¿algo más?). La misma deidad era adorada cuando se trataba de obtener inspiración creadora o antes de partir a la batalla, y fue reverenciada en todo el imperio griego, que en su máximo esplendor llegó a ser dueño de la mitad del planeta. Esta diosa fue culturalmente adoptada en todo el Mediterráneo y en muchas zonas se le adoraba con el nombre de Minerva. Según la cosmología griega, Atenea nació directamente de Zeus, de su cabeza (para ser precisos) como una versión pura de sí mismo, pero con vagina, la inteligencia y el temple de una mujer sabia. Era su versión mejorad, pues. Se dice que era una guerrera temible, y ni siquiera el mismo Ares pudo vencerla… Aquí hay que decir que Ares era el dios de la guerra, pero era violento, iracundo, salvaje y bruto, es decir, la versión masculina de la guerra y Atenea, al contener en sí las todas las virtudes femeninas (y estar libre del deseo sexual), pudo derrotarlo.

Afrodita fue la diosa de la belleza, el amor, el deseo y la reproducción… Esta deidad, que contenía la otra parte de las virtudes femeninas, fue adorada en todo el mundo e incluso culturas como la mesopotámica tenían un equivalente llamada Ishtar (nombre con el que bautizaron a la estrella –ahora sabemos que es un planeta– que suele aparecer en el firmamento antes de que llegue la noche, y que los romanos más adelante llamaron Venus, que era el nombre que ellos dieron a Afrodita).

Podríamos hablar mucho, muchísimo, de las deidades femeninas durante la época grecolatina, pero por ahora sólo me sirven como un ejemplo de que las mujeres en este largo período histórico eran muy valoradas, respetadas y por momentos hasta adoradas debido a su poderosa sexualidad, inmensa capacidad de dar y recibir placer y su naturaleza seductora, características que conformaban el núcleo de la fertilidad y por lo tanto el sostén de la especie humana.

El verdadero problema llegó con el Oscurantismo, que se caracteriza por su envidia y misoginia salvaje… Pero de esto hablaremos en nuestra siguiente entrega, porque como ustedes recuerdan el espacio que Innuendo me brinda no es infinito y por ahora he dejar este relato en puntos suspensivos…

Fuente: https://innuendo-arte.com/2017/01/05/las-brujas/  https://innuendo-arte.com/2017/01/05/las-brujas-ii/ https://innuendo-arte.com/2017/01/19/las-brujas-iii/  https://innuendo-arte.com/2017/02/10/las-verdaderas-brujas-parte-iv-la-caceria-de-brujas-de-salem/ https://innuendo-arte.com/2017/03/20/las-verdaderas-brujas-parte-vlas-brujas-en-mexico/ https://innuendo-arte.com/2017/05/11/las-verdaderas-brujas-parte-vi-los-juicios-de-zugarramurdi/

 

https://cronopiolocodotcom.wordpress.com/2016/05/26/la-aficion-por-la-brujeria-en-los-nuevos-medios/

Otros: https://revistasentirtebien.com/2016/08/03/de-la-caza-de-brujas-a-la-realizacion-personal/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2016/05/21/desmontando-la-leyenda-negra-brujas-y-hogueras/

https://revistasentirtebien.com/2017/05/17/por-13-razones-las-mujeres-necesitamos-practicar-la-sororidad/

 

Otros:

https://govbanknotes.wordpress.com/2017/05/31/cern-lhc-distorts-earths-magnetic-shields-and-affects-the-sun/

https://ronaldwederfoort.wordpress.com/2017/05/30/federal-postal-court-mortgage-deed-of-trust-language-fraud-trial-hearing-merge/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/05/13/nos-enteramos-de-que-un-espanol-descubrio-las-fuentes-del-nilo-azul/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/05/11/derechos-colectivos-el-primer-paso-para-la-tirania/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/05/03/ni-espana-nacio-en-1808-ni-el-2-de-mayo-fue-un-levantamiento-liberal/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/04/21/politica-y-corrupcion/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/04/10/espana-no-fue-colonizadora-fue-civilizadora-y-evangelizadora/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/03/31/taiwan-la-isla-espanola-de-formosa/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/03/30/sabes-quien-implanto-la-jornada-laboral-de-8-horas/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/02/28/nuestros-heroes-anonimos/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/05/11/derechos-colectivos-el-primer-paso-para-la-tirania/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/02/23/espana-y-la-verdad-2/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/02/15/cuanto-se-lleva-el-estado-por-cada-litro-de-gasolina-en-espana/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/02/13/la-mentira-lgtbi/

https://miqueridaespana.wordpress.com/2017/01/19/los-nuevos-inquisidores-se-multiplican-en-espana/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s