DROGAS.

La historia de las guerras del opio de la Gran Bretaña en contra de China es bien conocida [ Pero puedes informarte más aquí: LA SANGRIENTA MODERNIZACIÓN DE CHINA: LOS ANTECEDENTES ]. Lo que es menos conocido, excepto por algunos expertos, es el control británico abierto de tráfico de narcóticos mundial todo el tiempo hasta la Segunda Guerra Mundial, y que, en la actualidad, son las instituciones financieras no reguladas en las colonias de la corona británica, como las Islas Caimán , las que siguen financiando la mayor parte de la producción internacional de drogas y su tráfico. Hace treinta años los autores de la droga, INC. demostraron que el narcotráfico es el negocio más grande en el mundo, y que las principales instituciones financieras, como el Banco de Hong-Kong y Shanghai, controlan el tráfico de drogas, a través de su control sobre el dinero. El narcotráfico, como la esclavitud, es una actividad necesaria del moderno imperio anglo-holandés. Ese imperio ha jugado un papel de control en el tráfico de drogas desde su creación, y sigue desempeñando ese papel hoy. Por un lado, es un negocio que hace cientos de miles de millones de dólares. Por otro lado, es un método indispensable – como se vio en China, y como hemos visto en los Estados Unidos y Europa desde 1963 – de destruir las capacidades morales y políticas de la población para resistir el dominio Imperial.

Tan pronto como la British East India Company consolidó su dominio sobre la provincia india de Bengala en 1757, comenzaron a destinar secciones enteras del campo a las plantaciones de opio. Se trataba de tomar tierras de la producción de alimentos, con los resultados asesinos discutidos anteriormente. Los británicos no fueron los primeros en hacer esto; los holandeses habían comenzado incluso antes, con la pacificación de la
población de Indonesia a través de la adicción al opio en masa ya en 1659, pero los británicos iría mucho más allá de cualquier cosa que el holandés había intentado. Los primeros envíos de la Compañía de las Indias Orientales de opio en China comenzaron en 1781, y el volumen de tráfico aumentó de manera constante en la segunda y tercera décadas del siglo 19.

a9c5f461ab534109a71649fd62b4f38b.jpg

Fotografías raras y antiguas de adictos al opio en el Lejano Oriente 01.jpg

En la década de 1830 había más de 10 millones de adictos a las drogas en China, y cuando el gobierno chino actuó en 1838 para acabar con el tráfico de drogas, los británicos respondieron yendo a la guerra. Enviaron una flota de 16 buques de guerra a China, que bombardeó las ciudades, mató a decenas de miles, y amenazó a la capital china. El gobierno chino se vio obligado a capitular en 1842, pero incluso entonces, frente a las cañoneras del Imperio, el emperador chino se negó a aceptar la demanda británica de la legalización total de tráfico de opio. No satisfecho con estas acciones atroces, los británicos lanzaron una segunda guerra contra China en 1856, esta vez forzando la rendición completa del gobierno chino, y la legalización formal de todo el tráfico de drogas. En 1880 había 40 millones de adictos al opio en China, todos suministrados con el opio producido por los británicos en la India, traídos a China por los buques británicos, y financiados por los bancos británicos.

¿Cómo los británicos defienden estas acciones? Simplemente, no lo hicieron. Su pretensión era que las guerras contra China no tenían nada que ver con las drogas (!), sino que se justifican por las medidas proteccionistas chinas que eran perjudiciales para las políticas democráticas británicas de Libre Comercio. El mismo argumento exacto utilizado por Francisco de Vitoria para justificar el exterminio de los indios americanos 300 años antes por España. Después de que la Corona británica se hizo cargo del gobierno de la India con la East India Company y que la reina Victoria fue nombrada emperatriz de la India en 1876, todas las drogas que iban a China fueron traficadas bajo su autoridad personal.

En el siglo 20, contra la feroz oposición británica y holandesa, los Estados Unidos iniciaron esfuerzos legales y diplomáticas para detener la trata del opio (y por ahora la heroína). Uno de los primeros actos de los Estados Unidos después de la Guerra Española-Americana, fue el de prohibir la producción de opio en las Filipinas y apagar las plantaciones de drogas. Entre 1909 y 1914, se llevaron a cabo cuatro conferencias internacionales, todo debido a la insistencia estadounidense, destinadas a frenar el tráfico de drogas. Todas fracasaron debido a la oposición británica. Después de la fundación de la Sociedad de Naciones en 1920, se llevó a cabo un esfuerzo renovado para restringir el comercio mundial de opio y heroína. La cooperación en este esfuerzo fue casi universal, excepto para el Imperio británico. En 1923 una propuesta estadounidense fue llevada ante la Sociedad de Naciones para reducir la producción de opio a nivel mundial en un 90 por ciento. Fue abortado por la delegación británica. La Sociedad de Naciones celebró dos conferencias en Ginebra en 1925, con un resultado similar.

Durante este período, los británicos estaban en realidad ampliando el empuje de su droga. En 1927 las cifras oficiales del gobierno británico mostraron que en muchas de las colonias asiáticas de Gran Bretaña, incluyendo Malasia, Borneo y Sarawak, los beneficios del comercio de las drogas fueron más del 30-50 por ciento de los ingresos del gobierno. En la India, durante el mismo período, Mahatma Gandhi fue líder de las manifestaciones contra los planes británicos para expandir la producción de opio. En 1931 la Sociedad de Naciones celebró tres conferencias más dirigidas a aumentar las restricciones y sanciones para la producción y tráfico de drogas. El Gobierno de Estados Unidos se negó a firmar el acuerdo final, ya que no iba lo suficientemente lejos y contenía lagunas insertadas por los británicos. A lo largo de todo este período, todo el camino hasta el estallido de la guerra en 1939, el acta de la Comisión Consultiva de la Comisión de la Liga del Opio, documenta el papel continuo del Gobierno británico en el tráfico y la distribución del opio y la heroína.

Estas actividades de empujar la droga del Imperio Británico también fueron imitadas por sus socios holandeses. Entre 1895 y 1904 el cultivo de opio en Indonesia por las granjas de propiedad privada fue reemplazado por una política conocida como el sistema regie, mediante el cual el gobierno colonial holandés tomó el control eficaz de toda la produccion de opio. Durante los próximos diez años la producción de opio y el consumo se incrementó dramáticamente, y, bajo el control colonial holandés, se desarrollaron nuevas cepas de opio que incrementaron el contenido de morfina del opio hasta en un 30 por ciento. Esta producción oficial de drogas holandesas continuó hasta la invasión japonesa durante la Segunda Guerra Mundial.

armatucoso-no-a-las-drogas-788473.jpg

El narcotráfico no es más que un negocio. Durante más de tres siglos, su propósito ha sido el de esclavizar y someter a las poblaciones. El tráfico de drogas a nivel mundial fue creado por los imperios holandés y británico, y hoy en día, son los agentes de nuestro Imperio actual de la globalización, como George Soros, que continúan organizándose para una expansión del consumo de drogas y la legalización.

Desde la década de 1960, varias generaciones de jóvenes estadounidenses y europeos se han lavado el cerebro en la idea de “uso de drogas recreativas” como un derecho humano. Esta tragedia demuestra agudamente el éxito deseado del Imperio en la destrucción de la fuerza moral y mental de las generaciones más jóvenes. La imagen desgarradora de los Baby Boomers, adolescentes y Generación X jóvenes exigiendo legalización de las drogas no es nada menos que un nativo africano caminando hasta traficantes de esclavos británicos y rogando tener puestas las cadenas y los grilletes.

richard-grasso-raul-reyes

Mira la fotografía que acompaña de Richard Grasso, presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York abrazando a Raúl Reyes el narcoterrorista Farc, en las selvas de Colombia en 1999. Piensa en las vidas destruidas por el crack en ciudades de los Estados Unidos, y considera lo que esa fotografía realmente significa.

Considere también el papel de los bancos en alta mar y los fondos de cobertura en las Islas Caimán Británicas y las Antillas Holandesas en la financiación de este mal. Este es el Libre Comercio británico. Esta es la globalización. Esta es la cara moderna de la continuación del Imperio.

Fuente: https://paramisonenigmas.wordpress.com/2016/01/27/drogas/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s