LOS ORÍGENES ESPAÑOLES DEL LIBRE COMERCIO (PARTE II).

Domingo de Soto – un salmantino temprano que estudió directamente bajo Vitoria, más tarde lo sucedió como el primer Presidente de teología en la Universidad de Salamanca. De Soto encabezó la delegación española en el Concilio de Trento. De Soto fue uno de los primeros en insistir en que la usura es compatible con la idea medieval de “precio justo”. En su tratado de 10 volumenes De Justitia et Jure, dice, “The rule ‘a thing is worth whatever it can be sold for” [Traduzco aproximado: el valor de una cosa es aquél por el cual puede ser vendida] es un axioma celebrado entre los jurisconsultos. Por lo tanto debemos dejar a los comerciantes fijar el precio de sus productos y ” Un hombre puede hacer lo que quiera con su propiedad ” También amargamente se opuso a todos los esfuerzos para el alivio de los pobres…

Fernando Vázquez de Menchaca – En la lectura de Menchaca, uno se sorprende de que John Locke debe haber sido propietario de una copia de sus obras, ya que Locke repite muchos de los argumentos de Menchaca, casi literalmente, en los Dos tratados sobre el gobierno. De Menchaca argumenta que la vida privada y los intereses privados son anteriores y tienen prioridad sobre el estado. La propiedad privada es una institución del derecho de gentes; no es una criatura de la jus civile (derecho civil). El Estado existe solamente para proteger la institución de la propiedad privada. El Estado, por lo tanto, tiene un poder limitado: tiene el derecho de dominium (una jurisdicción limitada para castigar el crimen), pero no proprietatis dominium (derecho de propiedad).

La propiedad privada de un ciudadano es inviolable. El jus gentium postula un comunidad humana universal privada (lo llaman algunos hoy una “sociedad accionista).

Vásquez justifica sus puntos de vista con la afirmación de que todos ellos se derivan de la idea de que el hombre está hecho a imagen de Dios! El hombre posee dominio sobre la naturaleza. El mandato de obtener dominium, hecha en el Génesis, era una orden para tomar posesión de partes de la naturaleza. De esta manera el hombre expresa su libertad, y actúa en la imagen de Dios. Su propiedad privada es esencial para la cultura humana.

El poder de la sociedad se basa en la persona humana, los derechos de propiedad, la familia y el derecho a la libre comunicación / intercambio.

[IMG]https://i1.wp.com/i68.tinypic.com/rku54n.jpg[/IMG]

Martín de Azpilcueta Navarro (Navarrus) – quizás el más influyente de los teóricos de la economía Salamanca, 1 (con la posible excepción de Lessius), Navarrus también tuvo la distinción de ser el único salmantino importante en tener una amistad personal con Paolo Sarpi. Cuando Sarpi fue a Roma en 1586, y estaba teniendo un momento muy difícil (estaba bajo el ataque de la Curia Romana), se hizo amigo de Navarrus, de 93 años de edad, quien le proporcionó la protección política que tanto necesitaba.

En la obra principal de Navarrus ‘La teoría monetaria’, en Comentarios de Usura, presenta el primer examen a fondo de los intercambios extranjeros jamás escrito. Navarrus prácticamente creó la salmantina “teoría cuantitativa del dinero” que, entre otras cosas, plantea rabiosamente la interferencia gubernamental opuesta al mercado libre, incluyendo acciones como el control de precios. Entre los salmantinos, Navarrus también fue el más contundente en su rechazo de los puntos de vista económicos de Aristóteles y Tomás de Aquino. Navarrus defiende explícitamente el cambio de moneda y la usura, indica que para que la moneda de una nación se asiente en su valor correcto, es esencial que se negocie abiertamente en un beneficio. Él dice: “Tampoco es cierto que el uso de dinero cambiando a un beneficio está en contra de la naturaleza. Aunque ese no es el primero y principal uso para el que se inventó el dinero, no deja de ser un uso secundario importante. “Aún más extraordinario, el desarrollo de los derivados financieros también es defendido por Navarrus. Argumenta a favor de la legitimidad de los contratos de futuros, y, de nuevo, ataca a Aristóteles en el tema de la especulación financiera. Navarro escribe: “Aristóteles pensaba mal, sobre este arte de intercambiar dinero. Nosotros decimos que si se ejerce como debe ser, entonces es lícito. Tampoco es cierto que el uso del dinero, el intercambio con el fin de hacer más dinero, va en contra de la naturaleza “.

[IMG]https://i2.wp.com/i68.tinypic.com/214tude.png[/IMG]

Diego de Covarrubias y Leiva – alumno de Navarrus, Covarrubias fue uno de los grandes expertos en Derecho Romano. Él categóricamente rechazó la idea de la soberanía estatal absoluta. También desarrolló una “teoría subjetiva del valor.” En 1550 publicó ‘Veterum collatio numismatum’, en la teoría cuantitativa del dinero. Dijo que “el valor de un artículo no depende de su naturaleza esencial, sino de la estimación de los hombres, incluso si esa estimación es absurda.” Dijo que el precio justo de un elemento no depende de su costo original, ni del costo de la mano de obra o producción, sino sólo  del valor de mercado.

Leonard de Leys (Lessius) – oriundo de Bélgica, en los Países Bajos españoles, Lessius pasó años estudiando los mercados financieros de Amberes. Sus escritos eran muy influyentes. Su obra principal, ‘De justitia et jure’ circuló a través de 40 ediciones en Amberes, París, Lyon, y Venice.3 Lessius escribió extensamente sobre la naturaleza de lo que él llama el valor “fortuito” del dinero. Afirma que este valor fortuito se basa en cuatro cosas: la abundancia o escasez de dinero, la demanda que existe para las letras de cambio, la oferta de las letras de cambio, y la demanda de dinero. Lessius también escribió sobre el tema de los riesgos, lo que se refiere a los contratos de seguros, y el papel de los tipos de interés en las transacciones financieras.

[IMG]https://i0.wp.com/i64.tinypic.com/aw58bq.jpg[/IMG]

Francisco Suarez – Suárez escribió sobre Derecho Internacional influenciando a John Locke, Hugo Grocio, Alberico Gentili, Johannes Althusius y Samuel Puffendorf. Grocio llamó a Suárez el “mayor y más preciso de los filósofos y teólogos” y las visiones pluralistas de libre mercado de Suárez en el derecho internacional se incorporaron, casi en su totalidad, a las obras de Grocio, sobre todo en De Jure praedae. En sus dos obras principales, Tractatus de Legibus y Defensor Fidei, Suárez presenta una visión intransigente de la soberanía nacional limitada. Afirma que la soberanía del estado individual está limitada por el hecho de que forma parte de una comunidad de naciones, unidos por obligaciones mutuas. Sus escritos se centran en el tema del derecho internacional, y desarrollan una distinción entre el derecho de gentes y una visión plural del derecho consuetudinario local, que tiene sus raíces en el instinto. Suárez dice que dentro de las culturas de los grandes motivadores son las pasiones y deseos, y que los acuerdos internacionales son necesarios para mantener esas pasiones más bajas en la moderación.

Como se indicó anteriormente, la influencia de los salmantinos se ha generalizado. Gran parte de lo que está en John Law, François Quesnay y Adam Smith, se pueden encontrar en sus escritos sobre la teoría económica. Sus ideas seguían influyendo en las políticas monetarias de la oligarquía británica en el siglo 19. También fueron el primer grupo en escribir de forma sistemática sobre el tema de las transacciones de cambio de divisas, y los primeros en presentar una idea desarrollada de la llamada teoría “subjetiva” del valor, en lo que respecta a las monedas y otros productos básicos.

Más importante fue su impacto inmediato en el desarrollo del nuevo centro financiero de Ámsterdam. La transformación del siglo 17 de Ámsterdam en la capital bancaria del mundo no habría sido posible sin las innovaciones anteriores en la Bourse de Amberes, y fue en el Amberes de los Países Bajos españoles, que las teorías de los salmantinos tuvieron su impacto más profundo. Tres de los elementos cruciales que provocaron el “éxito” de la Bolsa de Amberes, fueron una relajación de las restricciones legales a la actividad financiera, una visión tremendamente reduccionista de la naturaleza del dinero, y el surgimiento de un concepto radical de “derechos de propiedad” todos los cuales fueron por primera vez por los salamantinos.

Fuente: https://paramisonenigmas.wordpress.com/2016/01/23/los-origenes-espanoles-del-libre-comercio-parte-ii/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s