LA GUERRA DE LOS BANCOS (PARTE II)

Vamos a continuar con la historia ya que la Banca siguió siendo un tema polémico en Estados Unidos, como lo sigue siendo hoy en todo el mundo. La guerra de 1812 fue un duro golpe para los estadounidenses, ya que aunque consiguieron expulsar a los británicos de su territorio con duras batallas, y el incendio de la ciudad de Nueva York, su capital, el problema es que hizo incrementar la deuda hasta unos niveles que el secretario del Tesoro, Albert Gallatin, se vió incapaz de eliminar. Él ocupó ese cargo durante la presidencia de Jefferson y de Madison, así que como ya podéis intuir, fue un enemigo de Hamilton y su modelo financiero. Para él la deuda indicaba el nivel de la corrupción e impedía que el pueblo pudiera ser libre, por ello siempre trató de liquidar totalmente la deuda. Manejó la compra de Louisiana entre otras cosas, y se le reconoce una gran eficiencia en su cargo. Sin embargo, la guerra de 1812 truncó sus honestos planes.

A la derecha, Stephen Girard. A la izquierda, Albert Gallatin.

[IMG]https://i0.wp.com/i59.tinypic.com/2jfwvbt.jpg[/IMG][IMG]https://i1.wp.com/i58.tinypic.com/2s1n9dz.jpg[/IMG]

Vimos también cómo en 1811 había sido rechazada la renovación del First National Bank, que dejó de funcionar, pero no fue un final definitivo. Un hombre rico llamado Stephen Girard, compró la mayor parte de sus acciones y fundó su propio banco, el banco de Stephen Girard, en el mismo edificio de lo que fue el primer banco nacional. Lo hizo de manera ilegal, ya que ese estado tenía una ley que prohibía la formación de bancos sin someterlo a votación. Stephen Girard fue el principal prestamista de la guerra de 1812, y gracias a ello, se convirtió en un multi-millonario, hasta el punto que se le considera el cuarto hombre más rico de toda la historia del país, en relación al PIB.

En 1816 se crea de nuevo un Banco Nacional, que se hizo llamar simplemente el BUS (Bank of United States) y fue una réplica del First National Bank, aprobado por James Madison, y generando de nuevo debate y conflictos entre sus partidarios “hamiltonianos” y sus opositores, que podemos también identificar como los partidarios del papel-moneda (paper money) y los del dinero en metálico (hard money). Esta fue una época que se empezó a conocer como “la era de los buenos sentimientos”. Había una sensación de ser un país fuerte tras haber expulsado de nuevo a los británicos de allí y había confianza en el futuro. Podéis informaros sobre dos personas que tuvieron mucha importancia en esta época: Henry Clay y John Calhoun, muy influyentes en la creación del BUS. En realidad, la propuesta era animada por aquellos que más habían financiado la guerra, Stephen Girard pero también otros hombres muy ricos como John Jacob Astor o David Parish, que así trataban de aumentar sus inversiones, en ese Banco Nacional.

Tenéis que entender una cosa, y es que el banco se llama “nacional” debido a que maneja todo el dinero de la nación, pero no quiere decir que sea la nación quien controle ese dinero. El gobierno estadounidense era el principal accionista, pero solamente tenía un 20% del capital bancario. El 80% restante estaba en manos de los personajes norteamericanos arriba citados y también muchos europeos (miles de personas invirtieron en este banco, que manejaba toda la economía estadounidense).

En 1819 nos encontramos de nuevo con un pánico financiero brutal que giró las tornas de la opinión de los estadounidenses. Ahora no veían con tan buenos ojos la idea del BUS y hubo un retorno a los principios jeffersonianos. Uno de los grandes opositores al BUS fue un héroe de la guerra de 1812 (que expulsó a los británicos en su intento de conquistar la ciudad de Nueva Orleans, con ayuda de sus tropas, claro) llamado Andrew Jackson. Y empezó a darse una batalla electoral entre los “Demócratas jacksonianos” y los “Republicanos nacionales”. En 1824 sale elegido John Quincy Adams, que eligió a Henry Clay como secretario de Estado. En 1829, Adams pierde finalmente frente a Andrew Jackson.

ANDREW JACKSON CONTRA EL BANCO NACIONAL.

Andrew Jackson fue un enemigo total del banco nacional de Estados Unidos. No se podía reformar, era una institución que había que destruir como fuera, ya que el control que tenía sobre toda la sociedad (mediante el control de toda la economía) era inmenso y la población no intervenía en ello. En 1836, el banco sencillamente fue cerrado, de nuevo, tras 20 años de funcionamiento, como el primero. En sus conversaciones con los banqueros, en una ocasión les comentó: “He tenido hombres observándoos durante largo tiempo, y estoy convencido de que habéis usado los fondos del Banco para especular en los cereales del país. Cuando ganáis dividís los beneficios entre vosotros, y cuando perdéis, se lo cargáis al Banco. Sois un nido de víboras y ladrones”. También se refería al Banco como una hidra de corrupción, y hacía todo lo posible para eliminar su poder.

[IMG]https://i2.wp.com/i62.tinypic.com/spdrie.jpg[/IMG]

Ya desde 1830, al poco de ser presidente, proponía sustituirlo por un banco totalmente público, que no tuviese ningún tipo de accionistas privados, llevando así adelante la famosa advertencia de Jefferson. También mantenía que el Banco era inconstitucional. En el siguiente enlace podéis leer el Mensaje de Veto por el cual Jackson prohibía la continuación del Banco.

http://avalon.law.yale.edu/19th_century/ajveto01.asp

En 1835 un tipo llamado Richard Lawrence intentó disparar a Jackson, pero no consiguió matarlo.

Comenzó entonces un conflicto popular entre los partidarios del Banco, cuyo líder era Nicholas Biddle el antiguo jefe del Banco, y Jackson, que nombró a Roger Taney como secretario del Tesoro y luego como Juez asociado de la Corte Suprema. Comenzó a vaciar las reservas del Banco y colocarlas en bancos de los estados, reservas que eran de dinero público. Esto lo hizo ordenando que todos los préstamos del Estado provendrían de siete bancos de estados diferentes, mientras que todas las extracciones de dinero se harían del Banco Nacional. Llegó a haber 33 bancos con fondos del Tesoro. Todo esto fue ridiculizado, los bancos fueron llamados ‘PET banks’ haciendo referencia a que no eran elegidos por su “solidez” o buen funcionamiento, sino para favorecer a los amigos o aliados políticos del propio Jackson, lo que sería conocido como ‘spoil system’.

¿Quién fue realmente Andrew Jackson? ¿Fue un corrupto y alguien que estaba obsesionado con una idea sin base ninguna, como era acabar con el Banco Nacional? ¿O era una persona que estaba preocupada por el pueblo, pese a que pudo cometer errores?

Al menos un dato hay que decir en su favor y es que llegó a dejar a los Estados Unidos sin deuda.

Ya no volvería a surgir un banco central en Estados Unidos hasta la creación de la Reserva Federal en 1913, en Jekyll Island.

¿Deberíamos tener hoy una misma actitud hacia la Banca que controla todo el dinero, tal como en su momento tuvo Andrew Jackson?

Sin duda Jackson consiguió su propósito firme de acabar con el banco nacional, pero las cosas no fueron exactamente como él hubiera esperado. Si viera lo que sucede en la actualidad, sin duda su expresión sería como la que le hicieron en esta fotografía:

[IMG]https://i0.wp.com/i61.tinypic.com/20g1sar.jpg[/IMG]

Fuente: https://paramisonenigmas.wordpress.com/2015/08/28/la-guerra-de-los-bancos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s