EL SISTEMA DE BANCOS NACIONALES (PARTE III).

Si habéis seguido esta serie, véis que nos hemos quedado en una situación en que la mitad de reservas de oro de los Estados Unidos provienen de John Pierpont Morgan, que había fundado en 1895 una Banca de inversión llamada JP Morgan & Co y la otra mitad provienen de la familia Rothschild, oro que había sido comprado por el Tesoro y por tanto estaba en deuda con estos ricos personajes (solamente existía otra familia de banqueros que se les pudiera equiparar en influencia en el mundo, los Baring Brothers). La historia se va volviendo cada vez más compleja y van apareciendo más nombres, pero intentaré explicarlo lo más claro posible yendo a las causas iniciales. Solo al final podremos conectar todos esos elementos.

ANACONDA COPPER COMPANY.

La Anaconda Copper fue una potente industria dedicada a la minería del cobre, que empezó con la compra de unas minas en Montana en 1881, y fue fundada por Marcus Daly. Con el tiempo se va expandiendo incluso a países como Perú y Chile, precisamente en Chile está la mayor mina de cobre del mundo y de ahí la empresa llego a obtener dos terceras partes de sus beneficios. En la década de 1890, los Rothschild estaban intentando hacerse con el mercado del cobre en el mundo, y en 1895 consiguen comprar una cuarta parte de esta empresa.

[IMG]https://i0.wp.com/i61.tinypic.com/2mwfm2o.jpg[/IMG]

En 1899 además, Marcus Daly formó un equipo con dos importantes directivos de la Standard Oil (uno de ellos era William Rockefeller, hermano del más famoso John D. Rockefeller) y se convirtió en la Amalgamated Copper Company.

STANDARD OIL.

Standard Oil fue una empresa petrolífera que comenzó en 1870 en el estado de Ohio, fundada por John D. Rockefeller. Sin embargo este hombre hizo las cosas de tal manera que llegó a tener el monopolio total y absoluto del petróleo no solo de Estados Unidos, sino de gran parte del mundo, e incluyendo todos los procesos de la industria: extracción, transporte, refinación, distribución, etc.

[IMG]https://i1.wp.com/i62.tinypic.com/243gpro.jpg[/IMG]

NATIONAL CITY BANK.

El Citibank había sido fundado en 1812, pero en 1865 se convierte en el Banco Nacional de Nueva York (debido a la ley de 1863 de bancos nacionales) y llega a convertirse en uno de los principales bancos de inversión del país. Su edificio lo podéis encontrar en el número 55 de Wall Street.

[IMG]https://i1.wp.com/i57.tinypic.com/29wn3vr.jpg[/IMG]

KUHN LOEB & COMPANY.

Es otro de los enormes bancos de inversión que hubo a principios del siglo XX, fundado en 1867 por Abraham Kuhn y Salomon Loeb, sin embargo, pronto pasaría a estar dirigida por otra persona, Jacob Schiff, al que veis en la foto abajo.

[IMG]https://i0.wp.com/i58.tinypic.com/5lqv11.jpg[/IMG]

Jacob Schiff tuvo un papel importante, por ejemplo, financió la guerra de Japón en contra de la Rusia zarista. También aparentemente, financió la revolución bolchevique más adelante. Fue el más importante defensor del judaísmo y el sionismo en Estados Unidos en esa época. Su influencia era enorme, ya que no solamente controlaba Kuhn, Loeb & Co sino también llegó a dirigir el National City Bank, Wells Fargo (que a día de hoy sigue siendo uno de los mayores bancos del mundo) o la Equitable Life Assurance, una poderosa empresa de seguros.

Curiosamente, Schiff dijo poco antes del pánico financiero de 1907 lo siguiente:

“Unless we have a central bank with adequate control of credit resources, this country is going to undergo the most severe and far reaching money panic in its history”

KNICKERBOCKER TRUST COMPANY.

Se trata de un Banco de inversión (las ‘trust companies’ son entidades bancarias que actúan como intermediarias entre los compradores y vendedores o si se prefiere, entre accionistas y empresarios, actuando en la Bolsa generalmente) que llegó a ser uno de los más grandes a principios del siglo XX. Fue fundada en 1884 por Frederick G. Eldridge, amigo de J.P. Morgan.

[IMG]https://i2.wp.com/i61.tinypic.com/ot42zm.jpg[/IMG]

UNITED COPPER COMPANY.

La United Copper fue una gran empresa dedicada al cobre que fundó Fritz Augustus Heinze en 1902 para competir con la Anaconda Copper. En ella tenía también influencia Otto Heinze, hermano del anterior. La United Copper se formó mediante la fusión de las acciones de varias empresas dedicadas al cobre. Una de ellas era la Belmont Mining Company.

EL PÁNICO DE 1907, O PÁNICO DE LOS BANQUEROS.

Bueno, ahora se comprenderá por qué he tenido que desgranar esta información arriba, y es que toda ella sirve para entender por qué se produjo un pánico financiero en 1907. Son variados los motivos por los que se entiende que se produjo esta situación, pero si nos centramos podemos ver en él varias etapas que lo explican perfectamente.

En primer lugar se habla de la mala situación económica en general antes del pánico debido a varios factores que disminuyeron la cantidad de dinero en circulación, causando bajadas considerables en el precio de las acciones. Uno de ellos fue el terremoto de San Francisco de 1906, que hizo que esa ciudad recibiese mucho dinero para su reconstrucción. Otro fue la subida de tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra, obviamente esto disminuye los préstamos hechos a los Estados Unidos. También se habla de la Hepburn Act de 1906, por la cual, no solamente todo el mundo tenía que pagar su billete excepto los trabajadores de las empresas, sino que, se ponían límites “razonables” a la actividad de las empresas de ferrocarriles.

Sin embargo, el origen concreto de que el mercado entrase en una situación de pánico es una maniobra financiera especulativa hecha por Otto y Fritz Heinze, que intentaban hacerse con el control total del mercado de cobre. Esta maniobra, conocida en su jerga como “arrinconar al mercado” implica la compra masiva de acciones de cierta empresa para luego revenderlas a un precio mayor. Esto tiene una explicación. Fritz Heinze se había unido a un especulador llamado Charles W. Morse, quien ya antes se había hecho con el monopolio del mercado de hielo en Estados Unidos. Entre ellos consiguieron controlar: 6 bancos nacionales, 10 bancos estatales, 5 trusts companies, y 4 firmas de seguros. Como os podéis imaginar, su influencia y su liquidez eran grandes. Es por ello que emplearon este dinero en el intento de obtener beneficios con esta compra masiva de acciones del mercado de cobre. Sin embargo fracasaron ya que no consiguieron revender una gran parte de las acciones que habían adquirido, y esto les llevó a la ruina, a ellos y a las entidades que controlaban.

Se corrió el rumor o la noticia de que Charles T. Barney, que dirigía el Knickerbocker Trust Company, había hecho tratos con Morse y los hermanos Heinze y de hecho, se obligó a dimitir a Barney, que a continuación se suicidó, aparentemente. Todo esto causó una retirada masiva de dinero de esta importante entidad bancaria. Y aquí ocurre un paso fundamental: el Knickerbocker Trust acude a JP Morgan para que le ayude financieramente, sin embargo, Morgan se niega a hacerlo. Esto aumenta el pánico a otros bancos en especial tres de los grandes: el Mercantile National Bank, el New Amsterdam Bank y el National Bank of North America. Estos bancos reciben a enormes cantidades de gente que va a retirar su dinero.

Esto se llaman corridas bancarias (bank runs) y es importante saber que solo sucede en bancos que utilizan el método de la reserva fraccional, es decir, que no tienen realmente el dinero total de los depósitos realizados en esos bancos. Aquí abajo, una famosa foto de 1907.

[IMG]https://i0.wp.com/i59.tinypic.com/2hzsg0y.jpg[/IMG]

LA SOLUCIÓN.

El 22 de octubre de 1907, Morgan se reúne en sus oficinas junto a importantes banqueros: George F. Baker (del First National Bank) James Stillman (del National City Bank) y George B. Cortelyou (secretario del Tesoro en ese momento, de Theodore Roosevelt). Entre ellos deciden aportar dinero para ayudar al Trust Company of America. Incluso el gobierno iba a aportar dinero. Pero, Morgan sabía que eso no sería suficiente para poder superar la masiva retirada de dinero, por lo que reunió esta vez a todos los dirigentes de los otros ‘trusts’ y les encomió a ayudar a esta entidad para salvarla de la ruina. El gobierno puso 25 millones de dólares en varios bancos de Nueva York. John Rockefeller puso 10 millones en en National City Bank.

Todo esto les hizo quedar como héroes salvadores pero no fue suficiente. Morgan, demostrando así un poder de control e influencia considerable, reunió a los presidentes de bancos del país en sus oficinas, y les cerró la puerta con llave para que ellos decidieran cómo ayudar a resolver el problema financiero. Incluso recibió elogios de Lord Rothschild por esta disciplina. Los banqueros decidieron ayudar a solventar esta situación.

Las consecuencias que tuvo todo esto, la vuelta a la existencia de un Banco Central en Estados Unidos, las veremos en la siguiente entrada.

Fuente: https://paramisonenigmas.wordpress.com/2015/09/07/8124/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s