EL PÁNICO DE 1893. (PARTE VI)

Desde que terminó la guerra civil en Estados Unidos, problemas políticos aparte, hubo un boom increíble en la construcción y claro, el funcionamiento, de los ferrocarriles. Al parecer esta foto corresponde al momento en que se consiguió el primer ferrocarril transcontinental, un momento histórico ya que por primera vez estaban conectadas las dos costas del país. Ahí se puso un clavo de oro para señalizar la unión, en Ogden, Utah.

[IMG]https://i1.wp.com/i60.tinypic.com/nl6f5y.jpg[/IMG]

Sin embargo, lo que podría haber sido prosperidad y una etapa de riqueza obtenida con estos avances (y otros como el teléfono o la energía eléctrica, que empezaban a implementarse por aquella época) desembocó en todo lo contrario, la economía estadounidense continuó con altibajos en condiciones bastante malas, con grandes cifras de desempleados y mucha pobreza. Voy a tratar de explicaros lo mejor que pueda por qué sucedió todo esto.

Las empresas vinculadas al crecimiento de los ferrocarriles y trenes, encargadas de la construcción de las vías y de comprar la maquinaria, se financiaban en esa época mediante bonos (es decir títulos de deuda, conocidos como ‘railroad bonds’) a cambio de dinero. En esta época fue mucho el dinero que se invirtió en esta potente industria del transporte. Sin embargo, con el tiempo resulta que muchas empresas no podían obtener suficientes beneficios para pagar el dinero que debían a sus prestamistas. ¿Adivinas por qué? Una respuesta podría ser que se habían construido demasiados ferrocarriles. Pero, lo que originó realmente este problema es que estamos en un período deflacionario. Esta época de ‘recesión’ es especial para muchos economistas, porque a diferencia de la mayoría que suceden por la inflación (se produce demasiado dinero) aquí era al revés, ¡el dinero estaba siendo eliminado, según la ley de 1865 y la de 1873, la primera porque implicaba la destrucción de los greenbacks, la segunda, porque eliminaba el valor monetario de la plata!

Tanto se veía en esto el origen del problema, que en 1878, el 28 de febrero, el Congreso aprobó la Bland-Allison Act, que fomentaba la compra de plata y acuñación de monedas válidas con ese metal. El presidente Rutherford B. Hayes, partidario del llamado patrón oro, vetó esa ley, sin embargo, el Congreso la pasó aún por encima del veto.

En 1890 se aprueba la Sherman Silver Purchase Act, en la que se autoriza al Gobierno a comprar varios millones de dólares en plata y ordenar a la Casa de la Moneda que los ponga en circulación. Para esto, no se hacía la compra con oro, claro, sino con lo que se llamaron Treasury notes (Notas del Tesoro). Aquí abajo podéis ver la de diez dólares.

Sin embargo todo esto fue anulado por el presidente Grover Cleveland en 1893, volviendo a ser el oro lo único válido como medio de pago a los prestamistas.

[IMG]https://i1.wp.com/i59.tinypic.com/14dpov6.jpg[/IMG]

Todo esto fue causando una ‘recesión’ (no tan grave como un ‘pánico’) que duró desde 1882 hasta 1885. Por ejemplo, en 1886 ocurrió el famoso incidente de Haymarket que dio lugar al día del trabajador, pues varios anarquistas y obreros fueron asesinados.

[IMG]https://i0.wp.com/i60.tinypic.com/jfuuir.jpg[/IMG]

Pero fue en el año 1893 cuando Estados Unidos conoció una situación realmente dramática, el pánico de 1893 fue el peor que ha conocido en la historia. Los bancos e inversores en ferrocarriles eran en su mayor parte extranjeros (europeos). En 1893 muchas empresas ya no podían pagar y esto arruinó a muchísimos pequeños bancos en especial en las zonas del Sur y el Oeste del país, llevando a muchos habitantes a la ruina. El resto de bancos, los grandes, dejaron de hacer préstamos ante el riesgo de que no fueran devueltos. Muchos inversores extranjeros comenzaron a sacar sus fondos de los Estados Unidos. Todo esto provocó ingentes masas de granjeros arruinados.

El pánico de 1893 cambió una tendencia en las empresas, que poco a poco dejarían de financiarse con bonos y lo harían colocando sus acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York.

[IMG]https://i1.wp.com/i60.tinypic.com/o77ddk.jpg[/IMG]

La insistencia en mantener el patrón oro (Gold Standard) hizo que los niveles de oro guardados en el Tesoro de Estados Unidos cayeran a unos niveles críticos, casi no quedaba oro. Esto hizo que el presidente Grover Cleveland tuviese que pedir 65 millones de dólares en oro físico al banquero JP Morgan y a la familia Rothschild de Inglaterra. [ https://en.wikipedia.org/wiki/Panic_of_1893 ]

[IMG]https://i2.wp.com/i62.tinypic.com/3353yq8.jpg[/IMG]

https://paramisonenigmas.wordpress.com/2015/09/03/8083/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s