ALEXANDER HAMILTON vs THOMAS JEFFERSON.

Buenas, con esta entrada empiezo a escribir temas sobre la historia de la Banca y qué mejor que hacerlo con la de ese país cuya moneda a día de hoy es la más importante, fruto de los acuerdos de Bretton-Woods (1945) por los que se estableció el dólar americano como la moneda de reserva oficial para los intercambios internacionales. Me he estado informando de los inicios de la historia de ese país, que empezó siendo 13 colonias pero que hizo una guerra para liberarse del control de los británicos. Pero ya las colonias tenían su manera de funcionar, pues utilizaban una gran diversidad de monedas, entre ellas, una de las que más se veía el dólar español, que en realidad era el real de a ocho, la moneda más utilizada a escala mundial durante una larga época. Otras monedas tenían otros nombres, por ejemplo “shillings” pero eran distintas para cada colonia. Todas podían emitir una serie de títulos conocidos en inglés como “bills of credit” y de esta manera, eran capaces de producir su propio dinero legal. La prosperidad de las colonias y su comercio eran crecientes, y esto la verdad es que disgustaba bastante a los británicos, que estaban en plena expansión de lo que sería un vasto imperio. Es por eso que los británicos empezaron a decretar una serie de leyes que restringían la capacidad de las colonias para emitir títulos, impidiendo con ello que pudieran pagar de forma simple sus deudas. Por supuesto, las colonias se rebelaron contra estas medidas y se dedicaron a producir “papel-moneda” con el que pagar todas sus deudas.

[IMG]https://i0.wp.com/i57.tinypic.com/28qud7n.jpg[/IMG]

Se dice a menudo que el origen de la guerra entre las colonias y los británicos (la Guerra de Independencia) fue debido al motín del té y a la subida de impuestos. En realidad, sin decir que esto no haya influido, uno de los principales motivos fue que las colonias no cedían en su emisión de su propio dinero. Esto está reconocido como uno de los motivos que generaron el descontento y la guerra, y fue probablemente el principal, ya que las restricciones generaban desempleo y pobreza.

De hecho, así es como financiaron la guerra de independencia, aunque también obtuvieron préstamos de otros países. Las colonias pusieron la mayor parte, aunque también surgió una moneda nueva llamada ‘Continental’ que sirvió a la causa.

Al parecer, el continental dejó de utilizarse alrededor de 1781, en plena guerra de independencia. Uno de los motivos por los que se hundió fue que los británicos se dedicaron a introducir gran cantidad de continentales falsos pero muy bien imitados en las colonias [ como hizo hace poco el anarquista Lucio Urtubia, pero esta vez, hecho por un Estado contra otro ]. Tras esto, el Congreso dio el visto bueno a la creación de lo que se llamó el Banco de Norteamérica [ https://en.wikipedia.org/wiki/Bank_of_North_America ]. A cargo de este banco se situó Robert Morris, quien realmente ejerció como banquero, y la iniciativa fue promovida y apoyada por Alexander Hamilton, que ya entonces comenzó su disputa con otros que más tarde serían los “padres fundadores”. Este fue el primer intento de crear un Banco Central en los Estados Unidos (todavía no formados como tal).

FEDERALISTAS vs JEFFERSONIANOS

En 1787 se reúne la Convención de Filadelfia (la guerra de independencia había acabado en 1783) y durante varios meses deliberan sobre el futuro de las colonias, aunque escogen por unanimidad a George Washington como presidente de la convención. De aquí saldría la Constitución de Estados Unidos, que empezó realmente a aplicarse en 1789 (el mismo año que comenzó la Revolución Francesa). Como sabéis, los que firmaron ese documento tan importante, se les considera los padres de la patria estadounidense. Pero, es conocido que no todo era acuerdo y consenso entre ellos. En particular, Alexander Hamilton tenía unas ideas muy diferentes de Thomas Jefferson y James Madison. Esas diferencias se plasmarán en los dos primeros partidos políticos de la nueva nación, surgidos en 1790. El primero, fundado por Hamilton y sus partidarios, es el partido Federalista. Thomas Jefferson fue la figura más destacada del partido Demócrata-Republicano, que poco tiene que ver con los actuales.

Realmente eran muchas las diferencias en temas muy distintos, sin embargo, una de las claves era la idea de si era bueno la creación de un Banco Nacional o no. Hamilton fue un partidario total de crearlo, y Jefferson un enemigo acérrimo. A pesar de esto la Constitución había incluido en su primer artículo (en su sección 10) la prohibición expresa de que los estados puedan emitir títulos (los “bills of credit”) o su propio dinero, esa sería solo competencia del gobierno federal.

Ningún estado celebrará tratado, alianza o confederación alguna; concederá patentes de corso y represalia; acuñará moneda; emitirá cartas de crédito; autorizará el pago de deudas en otro numerario que no sea oro y plata; aprobará ningún proyecto para condenar sin celebración de juicio, ley ex post factoo que menoscabe la obligación de los contratos, ni concederá títulos de nobleza. [ http://www.lexjuris.com/lexuscon.htm ]

George Washington fue como sabéis seguro el primer presidente de Estados Unidos, desde 1789. Si bien no se unió a ninguno de los dos partidos, hizo guiños a los federalistas. Su secretario del Tesoro fue Alexander Hamilton, así que os podéis imaginar su influencia en la creación de la banca estadounidense. Pero Thomas Jefferson fue secretario de Estado, así que ocupó también un puesto importante de poder.

FIRST NATIONAL BANK.

Por el momento, se aplicó el modelo bancario que deseaba Hamilton y sus partidarios, que fue aprobado por Washington. El First National Bank se creó en 1791, que funcionó como un banco central en toda regla, con un total control de la emisión monetaria. Su objetivo era crear una única moneda común a los estados y financiar al gobierno. Se creó también una “Casa de la Moneda” (United States Mint) que sería la encargada de acuñar las monedas de todo el país, una idea a la que también se oponía con crudeza Jefferson.

[IMG]https://i0.wp.com/i61.tinypic.com/2lzx8k.jpg[/IMG][IMG]https://i0.wp.com/i62.tinypic.com/8wim20.jpg[/IMG]

Los problemas no tardaron en aparecer en la economía. En 1796, tan solo cinco años después de la creación de este banco nacional, vino una época de pánico financiero (lo que ahora llaman recesión para suavizarlo). Hubo una burbuja especulativa basada en tierras, que llevó a muchos a la ruina, incluyendo importantes personajes como Robert Morris. [ https://en.wikipedia.org/wiki/Panic_of_1796%E2%80%9397 ]. En 1800, y siendo presidente John Adams, se hizo un Acta de Bancarrota Federal, que a imitación de la ley de bancarrota inglesa del siglo XVI, protegía a los acreedores y no a los deudores.

LA VISIÓN DE THOMAS JEFFERSON.

[IMG]https://i0.wp.com/i57.tinypic.com/u9fti.jpg[/IMG]

Es conocida la frase de Jefferson sobre los peligros de la banca en manos privadas, del monopolio sobre la emisión de moneda.

“Pienso que las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que todos los ejércitos listos para el combate. Si el pueblo estadounidense permite un día que los bancos privados controlen su moneda, primero por inflación y luego por deflación, los bancos y todas las entidades que florecerán en torno a ellos, privarán a los ciudadanos de toda propiedad, hasta que sus hijos se despierten, sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron.”

Cuando Hamilton propuso al Congreso el ‘Informe sobre el Banco Nacional’, Jefferson se opuso tenazmente a la propuesta, basando su crítica en cuatro puntos.

  • Con sus poderes y privilegios especiales, el banco de EEUU impediría el desarrollo de los bancos estatales.
  • El banco será de mucha más ayuda a los hombres de negocios ricos de las ciudades que a los granjeros del país.
  • El banco será conducido por accionistas ricos y ayudará a esta clase privilegiada a volverse más rica y poderosa.
  • La Constitución no dió al Gobierno Nacional la potestad de establecer un Banco.

Esto último lo basaba en la Décima Enmienda a la Constitución, hecha en 1791, que afirma lo siguiente:

“Los poderes no delegados a los Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos por ella a los estados, están reservados a los estados o al pueblo”.

EL FINAL DEL FIRST NATIONAL BANK.

El presidente John Adams había sido claro partidario de las ideas del partido federalista. Pero en 1801 accede a la presidencia Jefferson, quien intentó desmantelar el sistema implantado por los federalistas bajo Washington y Adams. Desplacémonos al año 1811, ahora el presidente es James Madison, desde 1809. Él trató de continuar los planes de Jefferson. En 1811, se va a decidir si continúa o no el First National Bank tras 20 años de existencia. Se sometió a votación, pero fue rechazado y el vicepresidente George Clinton, manifestó un rotundo NO a la continuación del Banco.

La consecuencia de esto sería que los británicos declararían la guerra a Estados Unidos en 1812, y se libraría una dura guerra e incluso hubo un incendio en Nueva York que quemó el Capitolio. En 1814, se crea el segundo Banco Nacional de Estados Unidos.

[IMG]https://i2.wp.com/i61.tinypic.com/1j3p09.jpg[/IMG]

[IMG]https://i0.wp.com/i57.tinypic.com/xpot1k.jpg[/IMG]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s